¿Qué papel tienen los aerosoles en los contagios por coronavirus?

Mientras la OMS se muestra cauta, algunos estudios preliminares hacen hincapié en la posibilidad de transmisión

2 Minutos de lectura

28 de Septiembre 2020 / 19:01 CEST

Seville Timidly Recovers The Influx Of Tourists

Todavía no hay evidencia científica suficiente que pruebe que los aerosoles sean la principal vía de transmisión

© GettyImages

El coronavirus se ha convertido en nuestra actualidad y por ello está presente en casi todas nuestras conversaciones, pero también aparece en los debates. Éstos giran en torno a diferentes temas como, por ejemplo, el papel que tienen los aerosoles o transmisión aérea en el contagio del Covid-19.

Empecemos por el principio: cuando hablamos, respiramos, estornudamos, tosemos o cantamos emitimos partículas. Al mezclarse con el aire que tenemos alrededor se forma el aerosol y se queda suspendido en el aire. Cuando el coronavirus irrumpió en nuestras vidas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) apuntó que estas pequeñas gotas sólo participaban en la transmisión del virus en entornos muy concretos. Ahora, sin embargo, su papel en la transmisión está en tela de juicio.

Cuando respiramos o hablamos liberamos muchas gotas de diferentes tamaños: las más grandes (conocidas también como gotas de Flügge) tienen miden entre cinco y diez micras y suelen recorrer una distancia que oscila entre uno y dos metros. ¿Cuánto tiempo pueden estar en suspensión? Depende de su peso, pero sí se sabe que se depositan con relativa rapidez en suelos y superficies. Hoy en día, todo apunta a que son una de las principales vías de transmisión del coronavirus.

COVID-19 Pandemic In Spain
Loa aerosoles son peligrosos en lugares cerrados, con mala ventilación y presencia de personas infectadas©GettyImages

El papel de los aerosoles

Los aerosoles son más pequeños que las gotas de Flügge y se comportan de forma distinta: como pesan menos pueden mantenerse en el aire varias horas y ser transportadas a distancias mayores de dos metros. Hasta el momento, se pensaba que no tenían capacidad de contagiar más allá de esa distancia porque su R0 (la cifra de personas a las que puede transmitir el Covid-19 un positivo) no es muy alto: está entre 1,5 y 3,5.

Sin embargo, varios estudios epidemiológicos han mostrado que los contagios eran posibles superada esa longitud de seguridad siempre y cuando se den unas condiciones concretas: lugares cerrados, mala ventilación o recirculación de aire y presencia de personas infectadas que estuvieron durante una o varias horas en el mismo recinto que otras.

New COVID-19 cases increase in Spain's Madrid
El R0 de los aerosoles no es muy alto ya que está entre 1,5 y 3,5©GettyImages

Falta de pruebas directas

No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se ha mostrado cautelosa con el asunto porque todavía no hay pruebas directas de contagio por aerosoles. En este sentido, el doctor José Jonay Ojeda, uno de los portavoces de la Sociedad Española de Salud Pública y de Administración Sanitaria, ha hecho hincapié en la falta de pruebas en declaraciones a Europa Press: ‘No hay evidencia científica suficiente que pruebe que los aerosoles pueden suponer la principal vía de transmisión de la enfermedad’.

Y es que las posibilidades de contagio son inferiores a las de un contacto directo porque las gotas son más pequeñas y contendrían menos virus. ¿Por qué se genera, entonces, el debate? Un estudio preliminar, que no ha sido revisado todavía por otros científicos, apunta a que los aerosoles sí serían responsables de contagios las circunstancias antes mencionadas. Eso sí, no parece que el coronavirus tenga una especial habilidad para transmitirse por esta vía.