La inspiradora historia del adolescente que ha construido y regalado escritorios para que niños desfavorecidos den sus clases online

En pocos días, Colby Samide ha terminado decenas de escritorios y planea que sean muchos más

2 Minutos de lectura

15 de Septiembre 2020 / 19:22 CEST

Colby Samide, un adolescente muy generoso

Colby Samide, el adolescente que ha construido y regalado escritorios a niños desfavorecidos

© Desk for Distance

Colby Samide es un joven estudiante de 17 años, del norte de Virginia (Estados Unidos), que ha pasado parte de su verano ideando cómo ayudar a niños desfavorecidos, que no tienen un escritorio en el que dar sus clases online. Si bien Colby es un adolescente de clase media y sin carencias, su único recurso para proveer la ayuda es su habilidad para trabajar la madera, así que para conseguir fondos, abrió una página de Facebook, pidió ayuda a su red y la generosidad de otras personas terminó rebasando sus expectativas.

Cuando los colegios cerraron sus puertas a causa de la pandemia por coronavirus, Colby comenzó a tomar las lecciones en la mesa de su comedor, lo que no le resultaba nada cómodo. Fue así como pensó en una solución a su problema y, ya que disfruta trabajando la madera, decidió construirse su propio escritorio de roble rojo e instalarlo en un lugar de su casa menos ruidoso y con menos distracciones.

Quedó tan contento con los resultados que pensó que más niños deberían poder tener la misma comodidad, así que hace tan solo unos días creó  Desks for Distance  , una página de Facebook en la que lanzó una convocatoria para reunir fondos y así construir escritorios para niños a cuyos padres les es imposible comprarles uno. La página fue un éxito y en dos días ya tenía más de 2.000 dólares (1.682 euros).

 

Awesome day at Makersmith yesterday!! Thank you for everyone that came out to help. We built 20 desks!! Everyone was...

Publicado por Desks for Distance en Domingo, 13 de septiembre de 2020

Durante el fin de semana del   Labor Day  (el Día del Trabajo en los Estados Unidos, que se celebra el primer lunes de septiembre), se puso manos a la obra y logró terminar 40 escritorios. Ahora mismo quiere terminar 60 más para llegar a 100 y así proveer a más niños del cómodo mueble.

Respecto a la buena acción de Colby, Katherine Hill, una especialista en aprendizaje de Brooklyn, Nueva York (Estados Unidos), ha explicado a la revista People que gran parte de los estudiantes del mundo no estaban preparados para tomar sus clases a distancia y que, al pensar que la situación sería temporal, muchos de ellos siguen dando sus clases online desde su cama, su cocina o incluso sentados en el suelo y apoyados en pequeñas mesas de centro.

Según Hill, algunos de estos sitios temporales están bien siempre y cuando sean solo para hacer los deberes, pero que no son recomendables para tomar las lecciones durante meses, ya que hay un sinfín de distraccciones que no favorecen el aprendizaje, lo que hace que la labor que está llevando a cabo Colby Samide sea una de las más loables en tiempos de Covid.