Coronavirus: cómo reducir el riesgo de contagio al viajar en transporte público

Es importante tener en cuenta varias recomendaciones si vas a desplazarte en este tipo de medios

2 Minutos de lectura

13 de Septiembre 2020 / 11:39 CEST

Keep calm and wear a mask

La ventilación es clave para escoger la ruta de transporte

© GettyImages

La pandemia del coronavirus ha provocado que el uso del transporte público se reduzca, y sobre todo, en las grandes ciudades. La bicicletas, monopatines o caminar se han convertido en una de las opciones estrella para desplazarse por las calles asegurando así la distancia social. También el coche individual es uno de los medios por los que los ciudadanos apuestan, pero sí se comparte, que sea mejor con alguien que conviva en el mismo hogar.

Sin embargo, no todo el mundo puede decir ‘no’ a viajar en transporte público. Por ello, es importante que cuando se vaya en bus, metro o tren se tengan en cuenta algunas recomendaciones que pueden reducir el peligro de contagio en estos lugares. El uso de mascarilla y la distancia social son una de las primas esenciales en cualquier espacio público, pero también hay otros factores a tener en cuenta y que se pueden aplicar.

Coronavirus Pandemic Causes Climate Of Anxiety And Changing Routines In America
Optar por sentarse en vagones menos recurrentes©GettyImages

Según recoge la BBC, además de intentar evitar las horas puntas en las que suele haber una mayor congestión de personas en el transporte, la ventilación es un punto clave.

En el metro, al estar en un subterráneo, es más difícil ventilar que por ejemplo en el tren o en autobús.“Fuera, en el aire libre, las microgotas se disipan en el aire y el viento”, dice. ”Una vez que están dentro, éstas tienen menos movimiento”, explica Nick Tyler, investigador de transporte de la Universidad de Londres, y recomienda planificar la ruta en función de cómo esté ventilado.

De hecho, un estudio de 2018 realizado por Lara Goce de la Universidad de Londres recogió que los usuarios del metro tenían más posibilidad de contraer síntomas de gripe que aquellos que no lo hacían.

HABLAR MUCHO, MUY ALTO Y DONDE SENTARSE

Optar por ir a vagones que estén menos concurridos, puesto que es esencial mantener la distancia de seguridad. Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Southampton examinó las posibilidades de contraer el COVID-19 en un vagón de tren que transporta a una persona infectada. Basándose en las rutas de alta velocidad de China, los investigadores descubrieron que para los pasajeros del tren sentados dentro de tres filas (a lo ancho) y cinco columnas (a lo largo) de una persona infectada (paciente índice), entre el cero y el diez por ciento (10,3) contrajeron la enfermedad. La tasa media de transmisión de estos viajeros fue del 0,32 por ciento.

Esta investigación también demostró que los pasajeros que viajaban en asientos directamente adyacentes a un infectado sufrían el mayor nivel de transmisión, con un promedio del 3,5 por ciento de contracción de la enfermedad. Para los que estaban sentados en la misma fila, la cifra fue del 1,5 por ciento.

Además, apuntan a que cuanto más se hable y más alto, más peligro hay de contagio. Saber dónde colocarse es también importante, pues ponerse por ejemplo al lado de las puertas facilita que es uno de los lugares más ventilados, pero al mismo tiempo supone un riesgo pues suelen ser los más congestionados.