¡Admirable! Una exconvicta dona un riñón al policía que la había arrestado

Después de tocar fondo, una mujer de Alabama, Estados Unidos, decidió salvarle la vida al hombre que de, alguna manera, también se la había salvado a ella

2 Minutos de lectura

11 de Septiembre 2020 / 18:25 CEST

Médicos ultimando detalles antes de cirugía por donación de riñón

Luego de rehabilitarse, una mujer dona su riñón al policía que la habría arrestado anteriormente

© GettyImages

Jocelynn James es una mujer de Alabama (Estados Unidos) que ha pasado varios años de su vida entrando y saliendo de la cárcel, con cargos por robo y con problemas de adicción. Sin embargo, después de tocar fondo, Jocelynn se ha rehabilitado y le ha salvado la vida, donándole uno de sus riñones, a Terrell Potter, el policía que en más de una ocasión la detuvo y la llevó a comisaría.

Entre 2007 y 2012, Jocelynn James llegó incluso a estar en la lista de los más buscados de su localidad, ya que llevaba 16 detenciones por diferentes cargos.

Para el oficial Potter, no era nada nuevo llegar al lugar de la denuncia y encontrarse a Jocelynn como la delincuente cabecilla; para ella, Terrell también resultaba ya un viejo conocido, con el que por supuesto no le agradaba toparse, ya que sabía que verlo significaba ir de nuevo a la cárcel por un tiempo.

“No me importaba nada en la vida... Prácticamente hice de todo menos asesinar”, comentó Jocelynn durante una entrevista para la televisora KTBC.

En 2012, durante una de sus estancias en la cárcel, James toca fondo y decide que no puede continuar viviendo así, causando daño a los demás y dañándose a sí misma con su consumo excesivo de estupefacientes. Es así como en noviembre de ese mismo año, Jocelynn sale de prisión y comienza su rehabilitación.

Una vez rehabilitada, inaugura The Place of Grace, una organización sin fines de lucro que ayuda a mujeres que, como ella, desean empezar de nuevo y lejos de adicciones y criminalidad.

Pero no sería hasta diciembre del año pasado cuando Jocelynn se enteraría a través de una publicación hecha en Facebook que aquel oficial que la detuvo en varias ocasiones, Terrell Potter, necesitaba con urgencia un riñón.

El post había sido publicado por la hija de Potter, que en unas cuantas líneas pedía ayuda a su red, contándoles la travesía de su padre por los hospitales y por los centros médicos, en donde ya le habían advertido que su riñón estaba fallando irremediablemente y que la búsqueda de donante se podría llevar hasta ocho años. Nadie en la familia de Potter era compatible con él.

Tras ver el conmovedor mensaje, Jocelynn se apresuró a ponerse en contacto con la familia y a comenzar las pruebas que determinarían si era o no apta como donante. Y lo fue.

Finalmente, ambos se sometieron a una cirugía de trasplante el pasado 21 de julio en la que todo salió bien. “Es como si fuera otra de mis hijas. Jocelynn ahora es parte de nosotros”, compartió Potter a la televisión estadounidense KTBC.

En noviembre de este año, Jocelynn ccumplirá ocho años sin pisar la cárcel y alejada de las adicciones. Vive dedicada a su familia, a su organización y pendiente de la salud de quien fuera su pesadilla y ahora se convirtiera en parte de su familia, Terrell Potter.