Si las familias no llevan a los niños al colegio por miedo al Covid-19, ¿están cometiendo un delito?

Teniendo en cuenta que en España la educación es obligatoria, muchos se preguntan por las consecuencias legales de esta decisión

2 Minutos de lectura

10 de Septiembre 2020 / 18:23 CEST

Father and son going to kindergarten.

En España la educación es obligatoria desde los 6 hasta los 16 años: Primaria y Secundaria

© GettyImages

Septiembre está marcado por la vuelta a las aulas y este regreso ha estado, está y estará supeditado al coronavirus. Tanto es así que madres y padres se plantean dejar a sus hijas e hijos en casa por miedo a un posible contagio. Las autoridades, conscientes de ello, han lazado un aviso recordando que llevarlos al colegio es una obligación. ¿Qué pasa si contradicen esto?

En España la educación es obligatoria desde los 6 hasta los 16 años, es decir, Primaria (EP) y Secundaria (ESO). El Tribunal Constitucional establece que la escolarización forma parte del derecho a la educación, que está consagrado en el artículo 27 de la Carta Magna. Con semejante respaldo por parte de la ley: ¿puede haber consecuencias para las familias que decidan mantener a las niñas y niños en casa? La respuesta la encontramos en el Código Penal.

El Artículo 226 establece que ‘el que dejare de cumplir los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses’. ¿Cuáles son esos deberes? Los contenidos en el Artículo 154 del Código Civil: ‘Los progenitores han de educar y procurar una formación integral a sus hijos’. Es decir, deben garantizar su asistencia al colegio.

Cute boy with raised hand in classroom
El Artículo 154 del Código Civil establece que hay que dar una formación integral a los hijos©GettyImages

Infracción penal

Para que ese absentismo tenga consideración de infracción penal se necesita que esa especial dejadez o desidia de los padres sea, según el Tribunal Supremo, patente, duradera y no meramente esporádica u ocasional. Además, hay que poder probar esa voluntad de desatención hacia los hijos.

Por otro lado, la mayor parte de estos casos no llega a los tribunales. En primer lugar intervienen los servicios sociales, que intentan solucionarlo hablando con los padres. Si no funciona, entra en acción la vía administrativa, que intentará conseguir que los pequeños regresen al colegio antes de sancionar. Por lo tanto, la Fiscalía de Menores sólo intervendría en las situaciones más graves y persistentes.

Mother Saying Goodbye To Daughter At School Door
Los padres tienen una fórmula para pedir una autorización que les permita no llevar a sus hijos al colegio©GettyImages

Autorización legal

Por otro lado, las familias tienen a su disposición una fórmula para que conseguir una autorización legal que les permita no llevar a los niños colegio y que les ampararía frente a una actuación administrativa o de la Fiscalía. Eso sí, para emplearla deben existir pruebas fundadas que puedan ser valoradas por el juez y no un simple miedo al contagio.

Se trata del Artículo 158.6 del Código Civil, que habilita a las madres y a los padres a solicitar ‘las disposiciones que considere oportunas a fin de apartar al menor de un peligro o de evitarle perjuicios en su entorno familiar’. Entre las razones que se podría alegar estaría el incumplimiento por parte del centro de las medidas de seguridad sanitaria, el alto riesgo que supondría la asistencia a clase cuando el menor tenga, por ejemplo, una enfermedad previa o conviva con un familiar que la padezca.