Alicia de Borbón-Parma: la más longeva de las Infantas españolas

Podría haberse convertido en Reina de España si Alfonso XIII y Victoria Eugenia, bisabuelos de Felipe VI, no hubieran tenido hijos

3 Minutos de lectura

09 de Septiembre 2020 / 13:18 CEST

Alicia de Borbón-Parma

Doña Alicia estaba casada con el infante Alfonso de Borbón-Dos Sicilias, sobrino de Alfonso XIII y hermano de doña María de las Mercedes, condesa de Barcelona y madre del rey Juan Carlos

© GTres

Fue durante años, la decana de las Infantas Españolas. Nacida como Princesa de Parma, se convirtió en Infanta española tras su matrimonio con Alfonso de Borbón dos Sicilias, hijo de la Princesa Mercedes. Aunque nacida en Viena, estableció su residencia en España en 1941 en la finca “La Toledana” en Ciudad Real. Amante de la caza, de los animales y campeona de tiro de pichón, coqueta y puntual –como todos los Borbones- llevó una vida a caballo entre el oropel de su cuna y la sencillez del campo. Tía política de don Juan Carlos y madre del Duque de Calabria, pudo haberse convertido en Reina de España.

Alicia de Borbon-Parma
Escudo atribuido a la infanta Alicia de Borbón-Parma©Wikipedia

Alicia de Borbón-Parma nació en Viena en 1917, en plena Gran Guerra y cuando todavía sobrevivía el Imperio Austro-Húngaro. Su abuelo, Federico de Austria había sido comandante supremo del Ejército del ya anciano Francisco José pero en esos días, el joven Emperador Carlos trataba de mantener infructuosamente la unidad del Imperio.

Alicia era hija de Elías I, Gran Duque del extinguido Reino de Parma, aunque se mantenía como uno de los mayores terratenientes de Europa. Creció en compañía de sus ocho hermanos en la residencia que sus padres tenían en la Baja Sajonia, en el campo y donde empezó a vivir su afición a la caza y los animales.

Alicia recibió una educación austriaca aunque con influencia francesa, proveniente de su rama paterna que también descendía de Enrique de Artois, conde de Chambord. Pero la derrota de los Imperios Centrales cambió toda la configuración del antiguo reino de los Habsburgo: Austria se convirtió en una República y el Imperio se desmembró.

Rey Juan Carlos y reina Sofía
El rey Juan Carlos y la reina Sofía seguidos de Pedro de Borbón Dos Sicilias y al lado de Teresa de Borbón-Dos Sicilias, hija de Alicia de Borbón-Parma y su marido Íñigo Moreno de Arteaga©GTres

A comienzos de la postguerra la zona había quedado bajo influjo francés y su familia, fuera de los círculos de poder político. Con los años y el nacimiento de los fascismos,Austria volvería a convertirse en la principal aspiración de los intereses nacionalsocialistas alemanes.

En el verano de 1935, Alicia conoció a Alfonso de Borbón Dos Sicilias, hijo de la fallecida Mercedes de Borbón, hermana del Rey Alfonso XIII y durante un tiempo Princesa de Asturias. En casa era apodado como Bebito y fue un niño muy mimado por la Familia Real española pues llegó a ser heredero de la corona de España (desde la muerte de su madre en 1904 y hasta el nacimiento del primogénito del Rey con Victoria Eugenia de Battemberg en 1907).

Esta rama de la familia –los hijos de don Carlos de Borbón Dos Sicilias, Nino- estaba también en el exilio desde 1931, debido a la proclamación de la II República en España. Inicialmente el matrimonio estaba concertado con una de las hermanas de Alicia, sin embargo el destino quiso que fuera ella la que contrajese matrimonio en abril de 1936 en Viena.

La iglesia de la Orden de Menores se vistió de gala para una ceremonia a la que asistieron muchos príncipes y princesas y que fue bendecida por Monseñor Innitzer, cardenal-arzobispo de Viena. El diario monárquico ABC dio cumplida cuenta de la celebración aunque España caminaba ya irremisiblemente hacia una Guerra Civil.

Entierro Alicia de Borbón-Parma
Cristina de Borbón dos Sicilias, hija de Ana de Orleans, con Teresa de Borbón-Dos Sicilias, el día del entierro de Alicia de Borbón-Parma©GTres

Alicia pasaba a convertirse en Infanta española y poco después en duquesa de Calabria y condesa de Caserta. Aprendió pronto el español que añadió al alemán y francés en los que se manejaba desde su infancia.

El nuevo matrimonio se estableció inicialmente en Blois (Francia) aunque el auge del Frente Popular en el país hizo que se desplazasen a Lausana (Suiza), neutral en la Segunda Guerra Mundial y donde nacerían los hijos de la pareja.

En 1941, Alfonso y Alicia decidieron fijar su residencia en España. Hacía poco que había terminado la Guerra Civil y el régimen de Franco comenzaba su andadura sin definir, todavía, si daría paso a la Monarquía. Ésta se haría esperar. Vivieron inicialmente en Madrid aunque pronto se hicieron con la finca “La Toledana” en Ciudad Real que se convertirá en el nexo de su copiosa familia y escenario de social de importantes jornadas de caza.

La Infanta Alicia mantuvo siempre su afición al campo y los animales. Viuda desde 1964, falleció en Madrid en 2017 con casi un siglo de historia a sus espaldas. Por deseo personal está enterrada en Glashütten, baja Austria, con su familia natal.