Mary Quant o la revolución de una prenda que hoy está en los armarios de todas las mujeres

En los años 60 esta empresaria del mundo de la moda no encontraba la ropa que quería ofrecer a sus clientas así que la creó ella misma

2 Minutos de lectura

27 de Agosto 2020 / 18:46 CEST

Mary Quant

Quería formarse en el mundo de la moda, pero sus padres no la dejaron y estudió Ilustración

© GettyImages

Mary Quant marcó un antes y un después en el mundo de la moda con algo que casi todas las mujeres han vestido en algún momento de su vida. Una prenda que traspasó las fronteras del mundo de la costura para revolucionar una sociedad que todavía estaba teñida de los colores apagados que había dejado la guerra. Esta es la historia de la minifalda.

Mary quería estudiar algo relacionado con el mundo de la moda, pero sus padres se negaron rotundamente así que se decantó por la Escuela de Arte de Goldsmith. Cuando terminó su carrera de ilustración se casó con Alexander Plunket Greene, su marido y su socio: con él creó, en 1955, Bazaar, su primera tienda de ropa.

Chelsea Baazar
Abrió su primera tienda junto a su marido en el barrio londinense de Chelsea©GettyImages

Ubicada en el barrio londinense de Chelsea no tardó demasiado en ser un comercio conocido en toda la ciudad. No era para menos. Quant sabía cómo llamar la atención con sus divertidos escaparates llenos de maniquíes demasiado delgados que vestían prendas de brillantes colores. Aquella modernidad empezó a calar en la escena del momento, pero no era suficiente para Mary.

Lo hizo ella misma

La razón es que la empresaria no conseguía encontrar la moda que buscaba para sus clientes y lo remedió de la forma más lógica: creándola ella misma. Su fuente de inspiración fueron los jóvenes y con este punto de partida dio forma a sencillos, pero llamativos patrones. Sin embargo, la creación que marcaría las diferencias no llegó hasta 1965: una falda de 34 centímetros que desnudaba (en parte) las piernas de las mujeres. Un símbolo de libertad y desafío que abrazaron todas las clases sociales… incluyendo a las celebrities.

Mary Quant
Mary Quant no enocntraba las prendas que quería ofrecer a sus clientes y decidió crearlas ella misma©GettyImages

A aquella prenda le siguieron otras que lucía su musa: la modelo Twiggy. De la mano de este binomio el mundo de la moda de aquella época dio la bienvenida a vestidos cortos que seguían la estela de la minifalda, maxifaldas, pantalones acampanados, camisetas caladas, botas tan altas que subían más allá de la rodilla... Y todo lleno de color.

La cosmética

Mary Quant marcó la diferencia con su llamativa concepción de la ropa, pero lo que le hizo verdaderamente rica fue su línea de cosméticos: aquellos esmaltes azules y los delineadores plateados causaron furor. En todos los sentidos y a pesar de las controversias que suscitó todo lo que hacía la diseñadora londinense… que, por cierto, en la actualidad sigue disputándose la patente de la minifalda con el francés André Courrèges.