Infantas españolas: Esperanza de Borbón: ¿rumores de boda con el Príncipe de Asturias?

Para muchos era la candidata perfecta para contraer matrimonio con Alfonso de Borbón y Battemberg

3 Minutos de lectura
Esperanza de Borbón

Esperanza de Borbón, hermana de María de las Mercedes y por tanto tía del Rey Don Juan Carlos

© Hemeroteca digital

Aunque nació en Madrid, siempre se sintió sevillana. En 1930, tras los años de la Dictadura de Primo de Rivera, el nombre de Esperanza de Borbón sonó con fuerza para contraer matrimonio con el entonces Príncipe de Asturias, Alfonso de Borbón y Battemberg. La Prensa francesa se hizo eco de los rumores que circulaban en la Corte pues parecía la candidata perfecta: de sangre real, hija del querido Nino (el Infante Don Carlos de Borbón dos Sicilias), experta amazona y muy piadosa. Sin embargo, el exilio, los amoríos del heredero y la aparición de Pedro Gastón de Orleans y Braganza, hizo que cambiase su destino.

Esperanza de Borbón
Los rumores sobre una posible boda fueron tan grandes que la prensa se llenó de noticias sobre la pareja©Hemeroteca digital


Doña Esperanza -hermana de María de las Mercedes y por tanto tía del Rey Don Juan Carlos- se convertiría en “Alteza Imperial de Brasil” mientras que el pobre Don Alfonso, terminaría sus días en Miami, tras haber renunciado a sus derechos dinásticos, con dos divorcios a sus espaldas y una vida sesgada por la hemofilia.

Era el mes de junio de 1914, cuando Luisa de Orleans daba a luz a la última de sus hijas: doña Esperanza. El bautizo se celebró en el Palacio Real de Madrid actuando como madrina, su tía la Reina Amelia de Portugal. Toda la Prensa reflejó el feliz alumbramiento aunque en esos días, el asesinato en Sarajevo del archiduque Francisco Fernando iba a copar toda la actualidad política. España fue neutral en la Gran Guerra que acababa de comenzar pero el modelo político de la Restauración naufragaba.

El Rey Alfonso XIII, designó a Don Carlos de Borbón dos Sicilias –padre de Esperanza y de las también Infantas, Isabela Alfonsa, María Dolores y María de las Mercedes- Capitán General de Andalucía, con lo que toda la familia se trasladó a Sevilla. Esperanza tenía seis años y comenzaba para las hermanas Borbón y Orleans, una nueva vida en la tierra que ellas siempre consideraron suya.

Se educaron en un colegio religioso, practicaron equitación –doña Esperanza siempre fue una magnífica amazona- y acudieron a cuantos actos y oficios religiosos exigía su papel institucional como Infantas Españolas y Princesas de Borbón dos Sicilias. Fueron días en los que España experimentó avances en la industrialización con la creación de carreteras, construcción de nuevas líneas ferroviarias y aprovechamiento de la energía hidráulica.

Esperanza de Borbón
El Heraldo de Madrid también se hizo eco del posible enlace ©Hemeroteca digital

Con Primo de Rivera, el país parecía modernizarse aunque la incapacidad para institucionalizar el nuevo modelo político, la oposición de los estudiantes, el nacionalismo y la pérdida de confianza de determinadas armas militares, terminase con el fracaso de la Dictadura. Pero en esos días, el Palacio Real acogía la que sería la última boda real antes de la proclamación de la República: la de la Infanta Isabel Alfonsa, hermana de Doña Esperanza.

Alfonso XIII trató de volver a la normalidad constitucional, “hacer como si aquí no hubiese pasado nada raro, nada sustancialmente anormal” –en palabras de Ortega publicadas en el célebre artículo de El Sol “Delenda est Monarchia”- mientras en Madrid continuaba la desdichada vida familiar de los reyes.

La hemofilia había marcado al primogénito de la pareja que, con sus cerca de veinticuatro años, debía plantearse el matrimonio. Alfonso de Borbón y Battemberg era el Príncipe de Asturias y heredero de la corona de España aunque el lastre de la enfermedad había marcado su carácter. Fue precisamente en ese otoño de 1930 cuando la Prensa francesa se hizo eco del rumor del posible matrimonio con su prima Esperanza.

Los periódicos españoles se lanzaron a reproducir la noticia aunque, como era costumbre en la época, la información nunca fue confirmada. Si embargo, el 12 de abril de 1931, unas elecciones municipales iban a trastocar la vida de los protagonistas: toda la familia se marchó al exilio incluida la rama sevillana de los Borbón dos Sicilias.

Se establecieron en París y las murmuraciones sobre el noviazgo se desvanecieron. Alfonso ingresó en diferentes clínicas suizas y balnearios, Alfonso XIII y Victoria Eugenia se separaron y en 1933, el Príncipe de Asturias renunció a sus derechos dinásticos para contraer matrimonio morganático con la cubana Edelmira Sampedro. Terminó en desastre.

Doña Esperanza, regresó a España con su familia y trabajó como enfermera durante la Guerra Civil. Fue tras la victoria de Franco y en plena postguerra, cuando Esperanza de Borbón se reencontró con su apuesto primo Don Pedro Gastón de Orleans y Braganza, Príncipe Imperial de Brasil. Era el año 1944 y habían sido invitados por el Conde de París, a la celebración de unos Sanfermines. La boda se celebrará pocos meses después ante el Altar Mayor de la Catedral de Sevilla.