1. home
  2. /Divulgación

El ejemplar gesto de Madam W: la multimillonaria anónima que aseguró la supervivencia de miles de huérfanos

Hace siete años que una enigmática mujer falleció, pero antes invirtió parte de su patrimonio para seguir ayudando a varios orfanatos

2 Minutos de lectura
La misteriosa mujer falleció en 2013

Durante los últimos siete años ha donado más de 200.000 euros a los más pequeños

© Good Samaritan Home

Madam W es el sobrenombre con el que se hace referencia a una misteriosa multimillonaria que buscaba dejar huella su legado. Antes de fallecer encontró la fórmula para que una parte de su patrimonio de 1,20 millones de euros asegurase la supervivencia de miles de huérfanos de Malasia. Incluyó en su testamento una serie de instrucciones para que sus ahorros siguieran activos cuando ella no estuviera.

La vía más rápida habría consistido en distribuir parte de sus propiedades entre los diferentes orfanatos en un solo pago, pero Madam W creó un fideicomiso con el único propósito de invertir. De esta manera sus ahorros se irían regenerando y las donaciones para los más necesitados se harían de manera constante aunque ella ya no estuviera.

Más de 200.000 euros

Madam W falleció hace siete años, en 2013, y sus aportaciones siguen vigentes gracias al objetivo que se propuso: su patrimonio debía continuar generando dinero cuando se fuera para que su legado no se extinguiera con el paso del tiempo.

Madam W falleció en 2013
Más de mil huérfanos se han beneficiado de la generosidad de Madam W ©Desa Amal Jireh

Desde aquel momento y hasta ahora, sus aportaciones han alcanzado la cifra de 220.000 euros. En lo que llevamos de año, sus inversiones han generado unos benéficos de 38.000 euros que han sido entregados a veinte orfanatos diferentes. Cada uno de los centros elegidos ha recibido 1.900 euros beneficiando a más de 1.000 huérfanos.

Un secreto bien guardado

A estas alturas es lógico que surja una pregunta: ¿quién es Madam W? Rockwills Bhd es la sociedad encargada de manejar su fideicomiso ya que así lo designo la multimillonaria mujer en su última voluntad. Son ellos los guardianes de su identidad ‘debido a razones de confidencialidad’. No en vano, cada vez que alguien quiere conocer algo más sobre ella recuerdan que su intención no era conseguir popularidad y crédito con sus causas benéficas. Madam W pretendía que sus actos hablasen por sí mismos y así ha sido.