Infantas Españolas: la historia de Dolores de Borbón y Orleans, una infanta ante el pelotón de fusilamiento

Hija del segundo matrimonio de Carlos de Borbón Dos Sicilias, durante la II Guerra Mundial fue deportada a un campo de concentración nazi en Ucrania

3 Minutos de lectura
Foto de María de los Dolores con su primer esposo, y su primogénito, Adam Karol

Una nodriza sostiene al primogénito de Dolores de Borbón y Orleans, Adam Karol, rodeado de los infantes y príncipes en el Palacio de la Magdalena

© Wikipedia Commons

Todos nos imaginamos la vida idílica de las Infantas. Sin embargo, algunas tuvieron existencias azarosas, marcadas por el curso de la historia y la evolución de Europa. Es el caso de Dolores de Borbón y Orleans. Hija del segundo matrimonio de Carlos de Borbón Dos Sicilias –Nino- y hermana de la Condesa de Barcelona, vivía en Polonia al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Sufrió la ocupación y fue deportada a un campo de concentración nazi hasta que los contactos diplomáticos de la familia consiguieron liberarla del horror. Hasta el almirante Canaris, jefe del espionaje alemán, intervino en su liberación. Perdió todo su patrimonio y la fabulosa colección de arte que custodiaba su familia: los Czartoryski.

Dolores nació en Madrid en 1909, durante el reinado de Alfonso XIII, en un tiempo en el que el anarquismo y la guerra de Marruecos desangraban España. Era hija de Carlos de Borbón Dos Sicilias y de su segunda esposa, Luisa de Orleans, nieta a su vez de la Infanta Española Luisa Fernanda (hermana de Isabel II). Años atrás, Don Carlos había enviudado de Mercedes de Borbón y Habsburgo, hermana del Alfonso XII y por entonces Princesa de Asturias.

Sin embargo, el cariño de la Familia Real y especialmente de su sobrino, el Rey, le hizo mantener los honores de Infante de España para él y sus descendientes. Como miembro de la Corte, Dolores pasó su infancia en Madrid hasta que el destino de su padre como Capitán General en 1921, los llevó a Andalucía. Allí se educó en compañía de su hermana Isabel Alfonsa (hija del primer matrimonio de su padre), Mercedes y Esperanza. En Sevilla pasaron los años de la Dictadura de Primo de Rivera hasta que con el inicio de la II República en abril de 1931, se marcharon al exilio.

Fue en Francia, en los días en los que España se batía en una cruenta Guerra Civil, dónde Dolores –Dola para su familia- conoció al príncipe Augusto Czartoryski, miembro de una acaudalada estirpe polaca. La boda se celebró en Lausana (Suiza) en 1937 aunque sin el boato propio de su abolengo.

Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Borbón
El padre de María Dolores fue Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Borbón, segundo hijo del príncipe Alfonso de Borbón-Dos Sicilias y Austria y de María Antonieta de Borbón-Dos Sicilias©Wikipedia Commons

El matrimonio se trasladó a la ciudad de Cracovia, donde los Czartoryski administraban inmensas propiedades además de una magnífica colección de arte que incluía, entre otras, el único cuadro de Leonardo da Vinci en manos privadas, “La dama de armiño”. Además, pinturas de Rembrandt, Durero, Renoir…Tras la ocupación alemana de Polonia, la pareja trató de huir pero fue arrestada por los nazis.

Los deportaron a diferentes campos de concentración y llegaron a estar, más de una vez, delante de un pelotón de ejecución. Pasaron semanas de tremenda angustia y sufrimiento. Fue gracias al Infante Don Carlos de Borbón (padre de Dolores), quien, a través del General Franco, pidió al Embajador español en Berlín que hiciera algo. Parece que fue el almirante Canaris quien logró localizarlos. Los encontraron, un mes después, en un campo de concentración en Ucrania y los llevaron a Italia.

En esos días, Benito Mussolini ejercía de facto el poder en el país pese a que se mantenía el régimen monárquico. Fue el entonces monarca, Víctor Manuel III, el encargado de hacer las gestiones para poder devolver a la pareja a España. La Infanta Dolores de Borbón estaba embarazada.

Embarcaron rumbo a Cádiz en un buque de guerra que fue torpedeado –Italia iba a entrar en la II Guerra Mundial del lado de Alemania- aunque no llegaron a hundirlo. Agotados y con lo puesto, llegaron a la costa en diciembre de 1939. Habían perdido todo su patrimonio; fincas, cuentas corrientes y la colección de arte. En España eran días de postguerra.

Dolores y Augusto fijaron su residencia en Andalucía, en una finca en la localidad de Dos Hermanas. El príncipe Czartoryski fallecía en 1946. Dejaba tres hijos. Dolores de Borbón y Orleans contraería un segundo matrimonio en 1950 con Carlos Chías Ossorio, pero no tuvo más descendencia.

Pasaron muchas vacaciones de verano en Estoril, en compañía de su hermana Mercedes, Condesa de Barcelona. Siempre se mantuvo muy unida a su sobrino, el Rey Don Juan Carlos. Los últimos años de su vida los pasó en Madrid aunque está enterrada en Sevilla, en la misma Iglesia en la que descansan los restos de su padre, el Infante Don Carlos de Borbón Dos Sicilias.