El ser humano ya prefería dormir en la cama hace 200.000 años

Un yacimiento arqueológico encontrado en un acantilado de Sudáfrica ha revelado nuevos datos sobre la vida y costumbres del ser humano primitivo

2 Minutos de lectura

17 de Agosto 2020 / 16:34 CEST EUROPA PRESS

Homo neanderthalensis

Las camas eran fabricadas con haces de hierba de la subfamilia Panicoidea de hoja ancha que eran depositadas en el suelo encima de montones de ceniza para ahuyentar a los insectos

© EuropaPress

Un conocido sitio arqueológico en un acantilado en Sudáfrica ha arrojado evidencia de que el ser humano ya usaba lechos de césped para dormir más cómodamente hace por lo menos 200.000 años. Estos lechos, que consisten en haces de hierba de la subfamilia Panicoideae de hoja ancha, se colocaron cerca del fondo de la cueva sobre capas de ceniza. Las capas de ceniza se utilizaron para proteger a las personas de los insectos rastreros mientras dormían. Hoy en día, las capas del lecho son trazas visualmente efímeras de hierba silicificada, pero pueden identificarse mediante un gran aumento y caracterización química.

El estudio en la denominada Border Cave fue realizado por un equipo multidisciplinario de la Universidad de Witwatersrand, Sudáfrica, el CNRS (Universidad de Burdeos) y la Universidad Côte d‘Azur, Francia, el Instituto Superior de Estudios Sociales, Tucumán, Argentina, y el Real Instituto del Patrimonio Cultural, Bélgica. La investigación fue publicada en Science.

“Especulamos que colocar un colchón de césped sobre cenizas fue una estrategia deliberada, no solo para crear una base aislada y libre de suciedad para estos lechos, sino también para repeler insectos”, dice la profesora Lyn Wadley, investigadora principal y autora principal.

“A veces, la base del lecho era un remanente de lecho de césped más antiguo que se había quemado para limpiar la cueva y destruir las plagas. En otras ocasiones, la ceniza de madera también se utilizó como superficie limpia para una nueva capa de lecho”.

Investigación de restos de lechos para dormir de hace 200.000 años en Border Cave, Sudáfrica
El ser humano primitivo utilizaba capas de ceniza como insecticida natural contra insectos rastreros©EuropaPress

Varias culturas han usado cenizas como repelente de insectos porque los insectos no pueden moverse fácilmente a través del polvo fino. La ceniza bloquea el aparato respiratorio y picador de los insectos y, finalmente, los deshidrata. Se identificaron restos de Tarchonanthus (arbusto de alcanfor) en la parte superior de la hierba del lecho más antiguo de la cueva. Esta planta todavía se utiliza para disuadir a los insectos en las zonas rurales de África oriental.

“Sabemos que la gente trabajaba y dormía sobre la superficie de la hierba porque los desechos de la fabricación de herramientas de piedra se mezclan con los restos de hierba. Además, se encontraron muchos granos diminutos y redondeados de ocre rojo y naranja en el lecho, resultado del roce con la piel humana u objetos de colores”, dice Wadley.

Los campamentos modernos de cazadores-recolectores tienen fogatas como puntos focales; las personas duermen regularmente junto a ellos y realizan tareas domésticas en contextos sociales. La gente de Border Cave también encendió hogueras con regularidad, como se ve en las chimeneas apiladas a lo largo de la secuencia que data de hace unos 200.000 y 38.000 años.

“Nuestra investigación muestra que antes de hace 200.000 años, cerca del origen de nuestra especie, la gente podía producir fuego a voluntad, y usaban fuego, cenizas y plantas medicinales para mantener los campamentos limpios y libres de plagas”.