1. home
  2. /Divulgación

Oriana Fallaci: la periodista implacable que se atrevió a cuestionar a los más poderosos del siglo XX

Anarquista, ruda e insolente, ‘La Fallaci’ pasó a la historia por ser precursora del periodismo moderno y por revolucionar la forma de ejercer su profesión

3 Minutos de lectura

Oriana Fallaci es una de las grandes periodistas del siglo XX

© GettyImages

Oriana Fallaci, nacida en Florencia (Italia) en 1929, fue la periodista italiana y reportera de guerra más audaz del siglo pasado. Fallaci, a pesar de resultar un fastidio para sus entrevistados, su carácter fuerte e inteligencia hacía que todos quisieran ser cuestionados por ella. Comenzó a ejercer el periodismo en los años 50 y, según su obituario de 2006, publicado por The Independent, es posiblemente la periodista más extraordinaria que Italia ha dado al mundo.

El carácter fuerte del que era dueña y el no tenerle miedo a los conflictos bélicos ni a encarar a importantes personajes de la política se debió a una infancia transcurrida dentro de una familia humilde, en la Italia fascista de Mussolini, en la que su padre formó parte de la Resistencia que intentaba impedir la invasión nazi en la región en la que vivían. Al crecer y hacerse adolescente, Oriana dejó en segundo plano los intereses propios de la edad para unirse al movimiento. Ella era la encargada de transportar las municiones de un lado al otro del río Arno, que pasa por la región de la Toscana (Italia).

El desencuentro amoroso que le cambió el rumbo

‘La Fallaci’ comenzó haciendo periodismo rosa y durante su primer viaje a Estados Unidos, en los años 50, se concentró en la vida social de Hollywood, sin embargo, su carrera dio un giro de 180 grados cuando al regresar a Italia, sufrió un fuerte desencuentro amoroso con quien en ese entonces sostenía una relación: Alfredo Pieroni, también periodista. El saberse traicionada y no correspondida la llevó a una fuerte depresión y, como ella misma confesaría más tarde, a ser ingresada en una clínica psiquiátrica.

Cristina De Stefano, en su libro La Corresponsal, que narra la vida y carrera de Fallaci, cuenta que quien sacó a la periodista de su profunda agonía fue el entonces director de L’Europeo, quien le propuso un viaje para descubrir y narrar cómo vivían las mujeres de diferentes países del mundo. A pesar de la negativa, en un principio, de la periodista, cumplió con la travesía que dio como resultado su libro El sexo inútil, en el que analizaba la importancia de las mujeres en la sociedad.

Oriana Fallaci, reportera de guerra
Su última misión como reportera de guerra fue cubrir el conflicto del Golfo, en 1991 ©GettyImages

La notable carrera de Oriana Fallaci

Ya como periodista y reportera de guerra, la lista de personalidades a las que entrevistó es interminable. En ella destacan importantes personajes políticos, pacifistas y cineastas, entre otros. Mahatma Ghandi, Martin Scorsese, Frank Sinatra, Yasir Arafat, entre otros muchos, accedieron a conversar con ella. En una ocasión, Oriana explicó al Times cómo elaboraba sus guiones: “Lo que guía mis preguntas en cada entrevista es un retrato de mí misma, una extraña mezcla de mis ideas, mi temperamento y mi paciencia”.

Como reportera de guerra, cubrió los conflictos de Vietnam, La India, Pakistán, Medio Oriente y Latinoamérica, en donde fue alcanzada por una bala del ejército mexicano, durante la masacre de Tlatelolco (Ciudad de México, octubre de 1968). Nada de lo que vivió y sufrió estando en medio de guerras la atemorizaba; más bien al contrario, la hacía más fuerte.

Su vida en Nueva York

Una de las ciudades más emblemáticas de los Estados Unidos no era precisamente el sueño de Oriana, aún así, instalarse allí significó retarse a sí misma. Fue estando en Estados Unidos que comenzó a relacionarse estrechamente con la NASA y según The New York Times, durante sus largos ratos en la estación espacial estadounidense, se ponía a beber y a bailar con los astronautas, un privilegio del que ningún periodista de la época gozaba.

Su papel como periodista y reportera de guerra tras los atentados del 11 de septiembre fue crucial, con dos artículos que desataron todos tipo de reacciones, incluso amenazas, ya que hasta el momento en el que ella escribió “La rabia y el orgullo” y “La fuerza de la razón”, nadie antes había hablado de forma tan reprobatoria del islamismo, lo que ella calificó como “el nuevo nazismo”: “Nuestro peor enemigo no es Bin Laden, es El Corán, el libro que nos ha intóxicado”, fue una de las desafiantes frases que Fallaci incluyó en sus escritos.