Sarah Gilbert, la mujer que lidera la carrera por la vacuna del coronavirus (y se ha probado en sus hijos)

Dirige el ya popular ensayo de la Universidad de Oxford, uno de los dos más prometedores del mundo

2 Minutos de lectura

29 de Julio 2020 / 11:52 CEST

Sarah Gilbert, investigadora de la Universidad de Oxford

La investigadora Sarah Gilbert dirige el ensayo de la vacuna contra el coronavirus de la Universidad de Oxford

© Getty Images/Captura de pantalla de la Universidad de Oxford

Madre de trillizos e investigadora médica por vocación, la bióloga y bioquímica Sarah Gilbert se levanta a las 4 de la mañana desde febrero, cuando comenzó a crecer de manera alarmante el coronavirus por el mundo. Desde entonces, ella y su equipo trabajan de manera frenética para dar con la vacuna de este virus que ya ha ocasionado la muerte de más de 650.000 personas en todo el mundo. La buena noticia es que parece que lo han conseguido.

Dirige el ensayo de la Universidad de Oxford, el más prometedor y el más avanzado junto al de la farmacéutica estadounidense Moderna. Ambos se encuentran en fase 3 (el último paso obligatorio para que una vacuna sea aprobada) y Gilbert confía tanto en su proyecto que ha experimentado con sus hijos.

Ya son adultos –tienen 21 años- y los tres, siguiendo los pasos de su madre, estudian Bioquímica. También los tres se ofrecieron como voluntarios para los ensayos de la vacuna que investiga la matriarca de la familia. “La verdad es que no tuvimos demasiado tiempo para discutirlo porque yo no pasaba mucho tiempo esos días en casa”, según ha indicado ella misma en unas declaraciones a la agencia Bloomberg que recoge ‘El Mundo’.

Por suerte, ellos y las otras 1.000 personas que participaron en las pruebas se encuentran bien. Los únicos efectos adversos (y ni siquiera los han tenido todos los participantes) han sido cefaleas y algunas décimas de fiebre que desaparecían en unas 24 horas. Lo mejor es que todos los voluntarios mostraron una respuesta inmune fuerte frente al coronavirus.

El campus Old Road de la Universidad de Oxford, donde Sarah Gilbert y su equipo llevan a cabo la investigación de la que podría ser la primera vacuna contra el coronavirus©GettyImages

Fue cuando se publicaron esos alentadores primeros resultados cuando el nombre de Sarah Gilbert saltó a la palestra. Aunque ya era más que conocida en el mundo científico y, en concreto, en vacunología, entre el público en general era completamente anónima. En las últimas semanas, sin embargo, ya ha recibido decenas de llamadas de medios de comunicación interesados en entrevistarla.

Incluso, de ser su equipo el que finalmente obtenga la primera vacuna contra el Covid, se baraja su nombre para el premio Nobel. Sería todo un colofón a una carrera profesional plagada de éxitos, pero que le ha supuesto grandes sacrificios en el plano familiar: “Solo tuve 18 semanas de baja por maternidad”, explica Gilbert a la BBC. “Tenía que cuidar de tres bebés prematuros y fue muy estresante”.

Recibió, eso sí, el apoyo de su marido, que renunció a su propia carrera para cuidar de los niños. “Las tarifas de la guardería eran más altas que mi salario”. No tenían, por tanto, muchas más opciones. “Es muy difícil equilibrar trabajo y vida personal”. Dos décadas después, Sarah Gilbert ha obtenido un más que merecido reconocimiento tras toda una vida dedicada a estudiar sobre vacunas. Ahora, ese esfuerzo puede ser la fórmula mágica (o científica, más bien) que devuelva a la humanidad su antigua normalidad.