La apasionante vida de Joyce Bryant, la diva de los 50 considerada la ‘Marilyn Negra’ que hoy vive en el olvido

Predecesora de Aretha Franklin por su voz inigualable, fue un icono sensual de su época por su estilo de ‘sirena cósmica’ que conseguía al vestir ajustados vestidos de vértigo y teñirse el pelo con pintura para radiadores

2 Minutos de lectura

26 de Julio 2020 / 17:17 CEST

Joyce Bryant

Joyce Bryant era la cantante preferida de Martin Luther King Jr.

© GettyImages

Joyce Bryant fue una de las artistas más enigmáticas de Estados Unidos y quien, a pesar de haber tenido un dominio escénico extraordinario, un look propio y un talento inigualable, a día de hoy y con 91 años de edad vive en el olvido, para muchas personas de manera injusta, sobre todo para el cineasta Jim Byers, quien ha decidido llevar su conmovedora historia a un documental que desvelará cómo fue para una afroamericana ser famosa y reconocida por su sensualidad en los años 50, pero sobre todo, qué fue lo que la hizo abandonar los escenarios y repudiar al medio artístico.

Bryant fue criada en una familia protestante (de la Iglesia Adventista del Séptimo Día) en Oakland (California, Estados Unidos) y descubrió su talento en un karaoke de Los Ángeles, para más tarde conseguir un contrato para hacer una gira por una reconocida cadena de hoteles de la época. Desde el inicio de su carrera, quiso tener un distintivo propio que la hiciera destacar, por lo que se convirtió en una especie de sirena cósmica. En cada presentación, portaba con gran elegancia y sensualidad entallados y escotados trajes plateados que iban a juego con el color de su pelo, el que teñía con pintura metálica, que aunque era pintura para radiadores, en aquel momento ella la consideraba su mejor opción. Era tanta la sensualidad que desbordaba al cantar que pronto se ganó el apodo de “La bomba rubia de bronce” o “La Marilyn negra”.

Joyce Bryant
Cuando Bryant dejó los escenarios descubrió que su pelo estaba destrozado a causa de la pintura para radiadores que usaba para teñirlo antes de cada actuación©GettyImages

Pero más allá de la fama y los aplausos que se llevaba cada noche, la discriminación racial comenzó a mermar las mieles de la fama, eso y el hecho de que la diva estaba negada a callar su inconformidad respecto al tema y, sin importar las amenazas en contra de su persona, ella seguía haciendo actuaciones por las que llegaba a ganar hasta 3.500 dólares (3.117 euros), todo sin miedo a las agresiones y críticas provocadas por el racismo que en aquellos días se vivía en Estados Unidos.

Jim Byers: el documentalista que ha decidido sacarla del olvido

Siendo adolescente, el locutor Jim Byers descubrió interesantes artículos sobre la carrera artística de Joyce Bryant, en los que se describía el indiscutible talento de la estrella afroamericana, sin embargo, Byers menciona en la web que él mismo ha creado sobre la artista, que a pesar de su talento y fama en los 50, no tiene sentido que a día de hoy su huella haya sido borrada de la historia de la música pop de la década, ya que incluso coleccionistas y conocedores no saben quién es. Es todo esto lo que ha motivado al cineasta a sacarla de las sombras y desvelar su conmovedora historia, narrada por ella misma y que da respuestas a preguntas como: ¿por qué sus registros han sido borrados? o ¿por qué no aparece en las películas de Hollywood de los 50 en las que actuó?

Para desvelar todos esos secretos, Byers, quien ahora ya es el biógrafo oficial de la cantante, la buscó sin descanso durante seis meses para proponerle un artículo a fondo sobre su vida. Más tarde fue tan buena la conexión que establecieron, que el artículo se convirtió en documental y, a pesar de que la diva olvidada de los 50 ahora lleva una vida tranquila y fuera del foco público, está decidida a desenterrar su pasado enmarcado por la fama y trabaja junto a Byers para contar su increíble historia. El documental ya se está en fase de producción y se titulará ‘La diva perdida’.