La trágica historia de Hedy Lamarr, la actriz ‘más bella de la historia del cine’ que logró desarrollar el primer Wi-Fi

Perseguida por los nazis y víctima de malos tratos, acabó sus días malviviendo después de cambiar la historia de la comunicación y de procurar la victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial

3 Minutos de lectura

25 de Julio 2020 / 12:26 CEST

Hedy Lamarr

Con tan solo 19 años, Hedy Lamarr protagonizó en la película Éxtasis el primer desnudo femenino de la historia del cine

© GettyImages

La estrella de Hollywood Hedy Lamarr, considerada como ‘la mujer más bella de la historia del cine’, fue una de las mujeres más deseadas de la industria en los años 40. Sin embargo, es recordada (o debería serlo) no solo por revolucionar el séptimo arte al protagonizar el primer desnudo femenino, sino también por su ingenio, decisivo en la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial. Con tan solo 28 años desarrolló la técnica pionera de los saltos de frecuencia que permitiría la creación del sónar y, más tarde, de las comunicaciones inalámbricas y, con ello, se llegaría años después a la invención del Wifi, el GPS y el Bluetooth.

Perseguida por los nazis y víctima de malos tratos por parte de su primer marido, Hedy Lamarr llegó al estrellato con tan solo 19 años al protagonizar en 1933 la película ‘Éxtasis’, dirigida por el director Gustav Machaty. Engañada por él, protagonizaría el primer desnudo de la historia del cine, que causaría un gran revuelo en la época, llegando a ser condenada por las Ligas de la decencia y por el papa Pío XI.

El film provocó además que el multimillonario empresario Friedrich Mandl, proveedor de armas de combate en la Segunda Guerra Mundial para Hitler y Mussolini, quedara embelesado por su belleza hasta tal punto de pedir su mano en matrimonio, algo que su familia aceptó encantada tras la mala reputación que Hedy había adquirido en su carrera como actriz. Una vez casados, la mantuvo prácticamente cautiva en su mansión en Viena, permitiéndole salir exclusivamente para eventos sociales y viajes siempre que fuera en su compañía.

Fue durante su primer matrimonio y a través del trabajo de su marido cuando Lamarr aprovechó para obtener información sobre la tecnología armamentística de los alemanes que le serviría más tarde para desarrollar su teoría de los saltos de frecuencia, que fue fundamental para la victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial.

La actriz Hedy Lamarr
A pesar de cambiar con su tecnología el mundo de la comunicación, nunca le fue reconocido en vida su aportación a la ingeniería y a la ciencia©GettyImages

Con ayuda de su sirvienta, logró escapar durante una cena en París del control de su marido y llegar a Londres, en donde acabó conociendo a uno de los productores más famosos de Hollywood, que la trasladaría a los Estados Unidos.

En la meca del cine, pronto comenzó a protagonizar películas de éxito con actores como Lana Turner, Clark Gable o Jimmy Stewart, llegándole el papel más reconocido de su carrera en ‘Sasón y Dalila’, producida y dirigida por Cecil B. DeMille.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial y gracias a que siguió estudiando ingeniería en Estados Unidos pese a su éxito, logró  desarrollar, junto con el compositor George Antheil, un sistema de detección de torpedos teledirigidos inspirados en un principio musical que utilizaba el llamado ‘espectro ensanchado’ y la tecnología de salto de frecuencia que sirvió para descifrar y bloquear las interferencias generadas por parte de las potencias del Eje y garantizar la victoria de los aliados.

La idea de Lamarr y Antheil, mantenida en secreto por las fuerzas militares americanas, acabó por convertirse en la precursora de la tecnología actual que hoy se utiliza en las comunicaciones inalámbricas de la tecnología Wifi y los sistemas de GPS.

Sin embargo, su invento no fue reconocido por la comunidad científica hasta después de su muerte, en el año 2000. Los Estados Unidos tampoco valoraron su labor y, acabó sus días sobreviviendo gracias a una ayuda mensual de 300 dólares (unos 267 euros) que le fue concedida por el sindicato de actores.

Lamarr falleció en Florida el 19 de enero del 2000 a la edad de 85 años. Su aportación a la ciencia solo le fue reconocida en vida por la Fundación ‘Electronic Frontier’ en el año 1997 cuando se le concedió el Premio Pionero por haber contribuido al bienestar de la sociedad. Actualmente, su invento y patente están valoradas en el mercado en una suma de más de 30.000 millones de dólares (más de 26.700 millones de euros).

Actualmente, la historia de Hedy Lamarr será llevada a la gran pantalla por la plataforma de cine y televisión Apple + en una miniserie de ocho capítulos que serán protagonizados por la actriz Gal Gadot, popular en la gran pantalla por su papel como Wonder Woman.