Así fue la brutal lluvia de rocas que arrasó la Tierra y la Luna hace 800 millones de años

Gran parte de los cráteres visibles de la Luna fueron originados por este fenómeno producido por la rotura de un asteroide de 100 kilómetros de diámetro

3 Minutos de lectura

21 de Julio 2020 / 19:33 CEST EUROPA PRESS

Meteorito sobre la Tierra

Se cree que la probabilidad de que un asteroide de este tamaño golpee la Tierra sea una vez cada 100 millones de años

© GettyImages

La rotura de un asteroide de 100 kilómetros hace 800 millones de años provocó una lluvia de rocas sobre el sistema Tierra-Luna, con un volumen total 30-60 veces mayor que el impacto de Chicxulub. Es el resultado de un examen de la formación 59 cráteres lunares con un diámetro de aproximadamente 20 kilómetros utilizando la cámara de terreno (TC) a bordo del orbitador lunar japonés Kaguya, realizado por científicos de la Universidad de Osaka. Los resultados se publican en Nature Communications.

Dado que se había detectado una capa delgada de enriquecimiento de iridio de 65,5 millones de años en todo el mundo, se cree que un asteroide de 10-15 km de diámetro golpeó la Tierra y causó o contribuyó en gran medida a la extinción masiva del Cretácico.

Se cree que la probabilidad de que un asteroide de este tamaño golpee la Tierra sea una vez cada 100 millones de años. Se sabe que los cráteres de impacto en la Tierra creados hace más de 600 millones de años han sido borrados a lo largo de los años por la erosión, el vulcanismo y otros procesos geológicos. Por lo tanto, para descubrir los antiguos impactos de meteoritos en la Tierra, investigaron la Luna, que casi no tiene erosión.

Investigaron la distribución de la edad de formación de 59 cráteres grandes con diámetros mayores de aproximadamente 20 km examinando la densidad de los cráteres de 0,1-1 km de diámetro en la eyección de estos 59 cráteres.

Uno de estos ejemplos es el cráter Copérnico (93 km de diámetro) y sus cráteres circundantes. Se examinó la densidad de 860 cráteres con un diámetro de 0,1-1 km para determinar la edad del cráter Copérnico. Como resultado, se encontró que 8 de 59 cráteres se formaron simultáneamente (17 por un modelo de espiga), una primicia mundial.

Luna
Uno de los asteroides que impactaron en la Tierra pudo ser responsable, en cierta medida, de la gran extinción masiva que ocurrió en el periodo Cretácico©GettyImages

Teniendo en cuenta las leyes de escala del cráter y las probabilidades de colisión con la Tierra y la Luna, al menos (4-5) * 10 16 kg de meteoritos, aproximadamente 30-60 veces más que el impacto de Chicxulub, deben haber golpeado la Tierra inmediatamente antes del Criogenio (hace entre 720 y 635 millones de años), que fue una era de grandes cambios ambientales y biológicos.

Además, dada la edad de ruptura y los elementos de órbita de las familias de asteroides existentes, es muy probable que la fragmentación del cuerpo principal del asteroide de tipo C Eulalia provoque una lluvia de asteroides. Un asteroide de tipo C se espera que contenga carbono en analogía con las condritas carbonáceas (meteoritos).

Debido a que la reflectancia de la superficie de Eulalia es similar a la del asteroide de tipo C cercano a la Tierra Ryugu, ha llamado la atención como un cuerpo padre de una pila de escombros de tipo C, un cuerpo celeste que consiste en numerosos pedazos de roca cerca de la Tierra. Ryugu fue sondeado por el explorador de asteroides Hayabusa2, una misión de retorno de muestras de asteroides operada por JAXA.

A partir de estas consideraciones, concluyeron que el bombardeo esporádico de rocas espaciales debido a la destrucción de un asteroide hace 800 millones de años causó que algunos de los fragmentos resultantes cayeran en los planetas terrestres y el Sol, otros se quedaran en un cinturón de asteroides como la familia Eulalia y los restantes tuvieron evolución orbital como parte de asteroides cercanos a la Tierra.

Así, esta investigación sugiere tres posibilidades. Por un lado, que una lluvia de asteroides pudo haber traído una gran cantidad de fósforo a la Tierra, afectando el ambiente de la superficie terrestre, o bien que una reciente lluvia de asteroides tipo C haya golpeado la superficie lunar con elementos volátiles o, en tercer lugar, que la familia Eulalia pudo haber traído una lluvia de asteroides a la Tierra y la Luna.

El autor principal, el profesor Terada, destaca que “los resultados de la investigación han proporcionado una perspectiva novedosa sobre la ciencia de la tierra y la ciencia planetaria. Producirán una amplia gama de efectos positivos en varios campos de investigación”, asegura.