Frida Kahlo: la conversión en marca registrada de la mítica pintora mexicana

La imagen de la enigmática artista y su uso está controlado por sus herederas desde 2004

2 Minutos de lectura

10 de Julio 2020 / 19:29 CEST

Periodistas frente a ‘Frida Kahlo Sitting on a Bench no 5’ durante una exhibición de prensa, en el Museo delle Culture, en Milan (Italia)

© GettyImages

Nacida el 6 de julio de 1907 en la Casa Azul de Coyoacán, en la Ciudad de México, la historia, obra, imagen y sufrimiento de la mítica pintora es a día de hoy contado en muchas partes del mundo. La imagen de Frida Kahlo es representativa de las tradiciones y cultura mexicana y también del empoderamiento de la mujer. La Casa Azul, convertida en museo en 1958 recibe más de medio millón de visitantes de todo el mundo al año, razón suficiente para que la sobrina nieta de la pintora, Mara Romero Kahlo, ahora tenga control de su imagen y sea la encargada de otorgar y administrar las licencias para la comercialización de la misma.

El nacimiento de una imagen de millones de euros

La poliomielitis que padeció de pequeña y el grave accidente que sufrió con 18 años hicieron que Kahlo se inclinara por el arte y su intención de practicar algún deporte dejara de formar parte de sus sueños. Fue así cómo comenzó uno de los más grandes mitos del siglo XX.

Frida Kahlo tenía ideas nacionalistas muy arraigadas que influían en su vestimenta y en su personalidad, de ahí aquellas largas y coloridas faldas, flores y lazos de colores vivos trenzados en su pelo y collares llamativos estilo precolombino. En cada uno de sus autorretratos, Frida se presenta como una mexicana en todo su esplendor, sin embargo, por sus venas corría sangre española y alemana.

Frida Kahlo visitaba en su taller a Diego Rivera para mostrarle su trabajo como pintora. El muralista solía animarla a seguir pintando y de ahí surgió el inicio de su relación©GettyImages

La imagen de la pintora mexicana ha aparecido durante mucho tiempo en varios productos, pero no bajo un modelo de explotación controlada, hasta que Mara Romero Kahlo con ayuda de su hija Mara de Anda se han convertido en las guardianas de Frida y de su imagen a nivel internacional, sobre todo, dentro de artículos de consumo masivo. En la actualidad, la licencia está en manos de más de 50 marcas, incluida la firma de zapatillas Converse, una marca de cerveza, otra de tequila e incluso una colección especial lanzada por Zara, sin contar que muy pronto la emblemática imagen de la artista también será pieza principal de un hotel spa en la Riviera Maya (Cancún, México), el cual, además, estará inspirado en la Casa Azul.

Frida Kahlo Corporation es la empresa fundada por la sobrina nieta de la pintora en 2004 y la institución encargada de administrar las licencias, para las que uno de los requisitos indispensables es que los productos sean hechos en México para después poder ser comercializados en otras partes del mundo. Si son afines a la personalidad de la artista, aún mejor, tal es el caso de las cerveceras y casas tequileras que se han interesado en plasmar la imagen en sus botellas, aunque no hay límite de posibilidades, ya que la ropa, artículos de cuidado personal, accesorios e incluso electrónicos también han querido hacer parte de sus firmas a la gran Frida Kahlo.