¿Rutina o filosofía de vida? Así es el día a día de Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo

El patrimonio neto del Ceo de Amazon acaba de superar su máximo anterior y su fortuna se sitúa ya en los 172 mil millones de euros

3 Minutos de lectura

02 de Julio 2020 / 14:49 CEST

Jeff Bezos

De ideas brillantes y mente calculadora, Bezos es de aquellos que ha logrado separar su vida personal de la profesional

© jeffbezos

Hace una década, el hombre más rico del mundo era el magnate mexicano de las telecomunicaciones Carlos Slim y el nombre de Jeff Bezos ni siquiera aparecía en el ‘top ten’, sin embargo, mucho han cambiado las cosas desde entonces y ahora el fundador de Amazon no solo es el hombre más rico del mundo sino también el más rica de la historia moderna. Y ahora más aún que ha visto cómo su patrimonio neto superaba su máximo anterior y se situaba en los 172 millones de euros, incluso después de renunciar a una cuarta parte de su participación en la compañía tras su acuerdo de divorcio el año pasado con la que fuera su mujer, MacKenzie Bezos. Sin embargo, y a pesar de ostentar este exclusivo título, la rutina cotidiana de Jeff Bezos no se ha visto demasiado alterada, y el CEO de Amazon se ha preocupado mucho de seguir manteniendo un equilibrio óptimo entre su vida personal y laboral.

Jeff Bezos
Jeff Bezos manteniendo una videoconferencia bajo la atenta mirada de su perrita Luna©jeffbezos

Jeff Bezos, quien tras romper su matrimonio mantiene una relación sentimental con la presentadora y piloto de helicópteros Lauren Sánchez, ha admitido que suele irse pronto a la cama, normalmente siempre a la misma hora, y que se levanta temprano, normalmente sin necesidad de despertador y tras haber dormido al menos ocho horas pues eso hace que se levante con mucha más energía y mejor humor.

Por las mañanas, Jeff suele leer la prensa diaria mientras se toma el desayuno, que en muchas ocasiones se ha preparado él mismo, y en el que no falta un café bien cargado. Lo hace sin prisa, pues tal y como confesó en una ocasión en una reunión del club económico de Washington D.C. le gusta “holgazanear” un rato por las mañanas.

Sus reuniones laborales no comienzan nunca antes de las 10 y como ya contamos en una ocasión nunca son multitudinarias, sino en pequeños grupos siguiendo la regla de “las dos pizzas”, es decir nunca organizar una junta con un grupo de gente que no pueda alimentarse con esta cantidad de alimento, lo que se traduce en reuniones de no más de 5 o 6 personas.

Jeff Bezos
El CEO de Amazon dando un baño a su perra Luna©jeffbezos

Además, el CEO de Amazon no suele tomar nunca decisiones trascendentales pasadas las 17.00 de la tarde, pues cree que a esa hora la mente no está tan despejada como por la mañana y uno puede tomar la decisión equivocada. “A las 5 PM estoy en un estado de ‘no puedo pensar en esto hoy’, intentemos de nuevo mañana a las 10. Como ejecutivo senior te pagan por tomar una pequeña cantidad de decisiones de alta calidad. Tu trabajo no es tomar miles de decisiones todos los días. ¿Realmente vale la pena si la calidad de esas decisiones podría ser menor porque estás cansado o malhumorado? Warren Buffett dice que es bueno si toma tres buenas decisiones al año”, confesaba Bezos en la web estadounidense Axios.

Y ya sea un día largo o corto de trabajo, Jeff Bezos siempre intenta llegar a casa a cenar y no solo eso, sino que incluso suele ser él quien lava los platos. “Estoy convencido de que es lo más sexy que hago”, bromeó durante una entrevista con Business Insider. Y es que al parecer, y según se desprende de un estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Florida, esta acción puede llegar a ser relajante e incluso puede llegar a convertirse en un momento único para reflexionar.

Jeff Bezos
Bezos es un fanático de las películas y las series de ‘Star Trek’©jeffbezos

En cuanto a sus hobbies, al hombre más rico del mundo le encanta todo aquello que tenga que ver con la exploración del espacio y le apasionan los cohetes, así como ver películas y capítulos de la saga Star Trek. Además le encanta jugar al tenis y dar largos paseos por el campo.