1. home
  2. /Divulgación

Se vende la isla privada de Tagomago, gestionada por la pareja de Norma Duval

Con una extensión de 60 hectáreas y a tan solo un kilómetro de Ibiza, este exclusivo oasis tiene un precio de salida de 150 millones de euros

1 Minuto de lectura
Isla de Tagomago

Vista aérea de la isla de Tagomago situada en medio de mar Mediterráneo

© Vladi Private Islands

Si su sueño es tener una isla privada en medio del mar mediterráneo y tiene 150 millones de euros, la isla privada de Tagomago, a tan solo un kilómetro de Ibiza, puede ser tuya. Este paradisíaco enclave, gestionado por el multimillonario alemán Matthias Kühn, pareja de Norma Duval, ha colgado el cartel de ‘se vende’ y ya se encuentra buscando al que será su privilegiado náufrago.

Isla de Tagomago
El magnate inmobiliario Matthias Kühn a su llegada en helicóptero a la isla de Tagomago ©Javier Alonso

La isla, que se extiende a lo largo de 60 hectáreas y solo se puede acceder a ella por mar o por aire, cuenta con una mansión de cinco habitaciones dobles en la que llama la atención sus espaciosas estancias y sus amplios ventanales, así como una impresionante piscina situada en la zona más alta de la isla desde la que puede contemplarse Ibiza. Además, a la isla no le falta su particular faro, que tiene más de un siglo de antigüedad y junto al que se alzan dos pequeñas construcciones habilitadas en su día para dar cobijo a dos antiguos fareros y sus respectivas familias.

Isla de Tagomago
Vista de la mansión de cinco habitaciones que preside la isla©Vladi Private Islands

Tagomago, a la que no le falta su muelle, cuenta con una geografía impresionante, una gran diversidad de fauna y flora y hasta tiene una misteriosa cueva para los más aventureros.

Isla de Tagomago
La mansión cuenta con una piscina con vistas al mar ©Vladi Private Islands

Por este exclusivo oasis mediterráneo han pasado numerosas caras conocidas, entre las que destacan, Cristiano Ronaldo, la actriz Liz Hurley o el cantante Justin Timberlake. Además fue el escenario elegido por el futbolista Gareth Bale para pedir matrimonio a su por entonces novia de la adolescencia, Emma Rhys-Jones.