1. home
  2. /Divulgación

El misterio de 3 edificios encantados en España que tienen algo en común

Leyendas urbanas han hecho que estos sitios, además de interesantes, sean solo aptos para valientes

3 Minutos de lectura
Female Ghost Against Piano In Darkroom

Repartidos por España, hay edificios en los que ocurrieron sucesos misteriosos y en los que, según cuentan algunas leyendas, habitan fantasmas

© GettyImages

Las paredes de los edificios y casonas encantadas que hay repartidos por toda España cuentan sus leyendas de diferentes formas, mismas que han sido por muchos años protagonistas de las pesadillas de quienes se han llevado un buen susto por sucesos paranormales, relacionados con las propiedades. Estas historias han formado parte de la imaginación colectiva de los visitantes que a día de hoy son movidos por la curiosidad de saber si en verdad hay apariciones fantasmales en aquellos sitios.

Estas tres antiguas propiedades, además del horror de los sucesos que ocurrieron en ellas hace ya mucho tiempo, tienen algo en común: enredos y amores imposibles que sufrieron en vida los ahora supuestos fantasmas.

La mujer que deambula por los techos de la Casa de las siete chimeneas

A pocos pasos de la Gran Vía madrileña, se encuentra la Casa de la siete chimeneas, un edificio del siglo XVI que fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1948 y fuera la casa en la que habitaron el capitán Zapata, un varón de linaje madrileño y su esposa Elena. Lamentablemente la pareja disfrutó muy poco de su matrimonio debido a que el capitán partió a la guerra y murió en la batalla de San Quintín, dejando viuda a Elena demasiado pronto.

Se dice que la viuda había sido amante en secreto de Felipe II, de quien tuvo una hija poco antes de morir. La leyenda cuenta que aunque en su día se aseguró que su muerte fue de pena, en realidad la había mandado matar el Rey.

A día de hoy, hay quiénes han asegurado ver por las noches la figura de una mujer vestida de blanco, que camina sobre el tejado y se oculta tras las chimeneas. Quienes la han visto, mencionan que lleva una antorcha en una mano y que con la otra señala hacia el Alcázar.

La casa Lercaro y el fantasma de Catalina

Los Lercaro llegaron a habitar una casona en la calle de San Agustín, en la isla de Tenerife a finales del siglo XVI y, fue ahí en donde Catalina, hija de Francisco Lercaro, vivió y murió.

Como buen padre de aquella época, Don Francisco tenía el firme deseo de casar a su hija a temprana edad para así recibir la dote millonaria que le traía a cuenta y aunque para él todo era ganancia, para su hija fue lo que la orilló a quitarse la vida antes que casarse con un hombre mayor que le inspiraba horror y no con el amor de su vida. Una noche antes de la boda, Catalina se arrojó al fondo del pozo que tenían en uno de los patios de la casa, más tarde y en medio del horror, sería descubierta por los sirvientes de la familia.

El cuerpo de Catalina tuvo que ser enterrado en uno de los jardines de la casa, después de que la Iglesia le negara al padre de la joven enterrarla en campo santo, esto porque había sido víctima de suicidio. A casi 500 años del terrible suceso, Catalina aún ronda por la que fue su casa.

Ghost Woman on Haunted Staircase
Se dice que al no poder tener cristiana sepultura, el espíritu de Catalina pasará toda la eternidad en la que fue su casa ©GettyImages

El fantasma que vaga por el teatro Eslava

El edificio Eslava de Madrid se inauguró en 1871 y aunque en un principio fue almacén de instrumentos musicales y salón de conciertos, ahora es un teatro y discoteca en la que los jóvenes disfrutan de pasar el rato las noches de fin de semana.

El 2 de marzo de 1922, la traición hizo que Alfonso Vidal y Planas asesinara al dramaturgo Luis Antón del Olmet y, a casi un siglo del crimen, aún vaga por la discoteca una presencia fantasmal que muchos aseguran haber visto y que claramente es el escritor asesinado. Cuenta la leyenda que Vidal le disparó a Antón en venganza por haber tenido una romance secreto con Catalina, mujer de Vidal.

Fue tan inesperada la muerte del también periodista, que a día de hoy muchos aseguran haberle visto, incluso mezclado entre los jóvenes que bailan en la pista del lugar. Otros dicen haber coincidido con la presencia fantasmal en la parte alta del edificio, desde donde se dice que observa todo lo que sucede en el teatro.