El doble filo del teletrabajo: 3 consejos para desconectar (de verdad) sin sentirte culpable

Son muchos los trabajadores que alargan su jornada y no consiguen separar su vida laboral de la personal

2 Minutos de lectura

18 de Junio 2020 / 18:52 CEST

Los españoles estamos trabajando, de media, dos horas más

© GettyImages

Antes de la llegada del coronavirus, sólo el 5 por ciento de los españoles tenía la posibilidad de trabajar desde casa; ahora esta cifra ha crecido hasta más de 30 por cierto. La fórmula ha sido la solución para que las empresas pudieran seguir funcionando, pero se ha convertido en un arma de doble filo. Según un estudio publicado por Bloomberg, los españoles hemos extendido nuestra jornada laboral dos horas de media. Con estos datos sobre la mesa, te damos algunos consejos para desconectar (de verdad) sin sentirte culpable.

A lo largo de estos meses, la vida laboral y la personal han convivido bajo el mismo techo y son muchas las compañías que han optado por alargar esta situación. En este contexto la línea que divide estos dos mundos se puede difuminar muy fácilmente porque desconectar es más complicado y los trabajadores comienzan a quemarse, algo que puede influir negativamente en el desempeño de sus actividades.

Bien es cierto que el teletrabajo ha aumentado nuestra productividad, pero también ha elevado el nivel de estrés y la carga de trabajo. La consecuencia evidente es que estamos dedicando más horas de las que figuran en nuestros contratos. ¿Cuáles son las causas? Los tiempos de descanso se han reducido porque ya no paramos para tomar un café y, además, las interacciones casuales con los compañeros han desaparecido.

La ausencia de interacciones con los compañeros es una causa©GettyImages

Tres consejos para desconectar

Según las autoridades sanitarias, tanto estas pausas como saber desconectar del trabajo son factores que influyen en nuestro rendimiento laboral y en nuestra salud. Conscientes de esta necesidad y de que conseguir llevarlo a cabo es complicado, tenemos tres consejos para que esa misión deje de ser imposible.

1. Distancia

Son muchas las personas que usan su teléfono, su portátil o su tablet tanto en el trabajo como en su tiempo libre. Este es el primer error que debemos corregir ya que nos pondrá las cosas difíciles a la hora de dejar de pensar en temas laborales. Si nos es posible separar ambos mundos, cierra todas tus sesiones para no caer en la tentación: e-mail, aplicaciones de mensajería y videollamadas…

Una de las cosas que podemos hacer es establecer límites horarios©GettyImages

2. Establece un horario y respétalo

Con el objetivo de no estar 24 horas pensando en el trabajo, una práctica muy recomendable es establecer un horario… y respetarlo, claro está. Aunque la gestión del tiempo vaya variando, de esta manera sabrán en qué franja horaria estás disponible para comunicarse contigo. A esto tienes que añadir unos límites, es decir, a partir de qué momento ya no estarás al otro lado.

3. Nada pendiente

Diseña unos objetivos diarios que sean reales para poder acabar todas tus tareas antes de la hora de salida y si a lo largo del día compruebas que existe la posibilidad de no completarlas, delega. Si no terminas todo lo que te has propuesto, una parte de tu cabeza seguirá pensando en ello y no lograrás desconectar.