home/Divulgación

Sale a la luz un archivo que desvela la increíble historia del verdadero héroe del Titanic

Fue uno de los oficiales a bordo y el único que regresó a buscar supervivientes después del hundimiento del transatlántico británico

2 Minutos de lectura

12 de Junio 2020 / 20:24 CEST

El Titanic se hundió la madrugada del 15 de abril de 1912 y solo un barco salvavidas regreso a buscar supervivientes

© GettyImages

El Titanic ha pasado a la historia desde que comenzó su construcción, por considerarse una hazaña de la ingeniería naval de la época, sin embargo, aquel barco sin igual se convirtió en el protagonista de uno de los naufragios más grandes de la historia, después de que la noche del 14 de abril de 1912, durante su primer viaje, chocara contra un iceberg, lo que resultó en su hundimiento la madrugada del 15 de abril. A bordo viajaban 2208 personas, de las cuales solo sobrevivieron 712.

El oficial que volvió

Entre los oficiales supervivientes del Titanic, estaba Harold Godfrey Lowe, el ahora considerado como el verdadero héroe a bordo de la embarcación, después de que su archivo se pusiera a la venta por 66.837 euros en una subasta. En el archivo hay una de las pinturas de Lowe, un telescopio inscrito, una foto a bordo del barco de rescate, el Carpathia, de los oficiales que sobrevivieron y más objetos de gran valor para la historia.

Harold Lowe, el único oficial en volver para buscar supervivientes, la madrugada del hundimiento del Titanic©CordonPress

Andrew Aldridge, el subastador del archivo, ha afirmado que a raíz de la aparición de tan valiosos objetos, a Harold Lowe se le ha considerado el verdadero héroe del Titanic, gracias a que la evidencia relata cómo el oficial ayudó a decenas de mujeres y niños y fuera el único que horas después del hundimiento, regresaría a buscar supervivientes. Nadie más corrió ese riesgo.

Una de las grandes hazañas de Lowe durante la madrugada del hundimiento, fue reunir cinco botes salvavidas a tan solo 150 metros de Titanic y redistribuir a los pasajeros, para que hubiera más capacidad dentro de ellos y se pudiera salvar a más personas. El archivo también ha revelado que el oficial fue el único que intentó mantenerse tranquilo bajo toda la presión de aquella noche.

Harold Lowe obtuvo su certificado de capitán un año antes de abordar el Titanic, el cual era su primer viaje transatlántico. Curiosamente, el día que el barco zarpó, Lowe fue uno de los oficiales que más interés mostró en la cantidad de botes salvavidas y en las medidas que se tomarían si este naufragaba.

Después de la tragedia y de haber vivido la pesadilla más grande de su vida, regresó a Reino Unido, se casó y tuvo dos hijos. Durante la Primera Guerra Mundial consiguió el título de comandante y se retiró poco tiempo después. Murió con 61 años, en mayo de 1944.