1. home
  2. /Divulgación

Varias oleadas durante tres años: la experta que predijo la pandemia tiene clara su evolución

Laurie Garrett, ganadora del Pulitzer, lleva décadas advirtiendo del peligro de una crisis sanitaria como la actual

1 Minuto de lectura

Usuarios del metro de Barcelona con mascarilla

© GettyImages

El coronavirus estará controlado, “en el mejor de los casos”, en 36 meses. Así de contundente se muestra Laurie Garrett en una entrevista a ‘The New York Times’. Periodista científica autora de un premio Pulitzer por su investigación sobre el brote del Ébola, Garret lleva décadas advirtiendo del peligro de una pandemia similar a la actual. Ahora, se han cumplido no solo sus presagios sobre la crisis sanitaria, sino también sobre las consecuencias socioeconómicas que iba a acarrear.

No cree que vaya a haber una vacuna de aquí a un año y tiene claro lo que va a ocurrir a partir de ahora: “Estoy bastante segura de que esto va a ir en oleadas”, comenta. Al menos prevé que “no será un tsunami”, como el que aún se está viviendo en todo el mundo, sino “micro-ondas que se dispararán” en diversas ciudades.

Entre el tsunami y las micro-ondas, llegará la nueva normalidad de la que tanto se habla. Será una “normalidad completamente nueva”, dice Garret. La gente “reevaluará la importancia de viajar”, así como del uso que hacen del transporte público, “revisarán la necesidad de reuniones de trabajo presenciales” y “volverán a evaluar que sus hijos vayan a la universidad” de otra cuidad.

Laurie Garrett
Laurie Garrett, en el estreno de ‘Contagio’, en 2011, película de la que fue asesora experta ©GettyImages

A pesar de las indicaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) al respecto, no está de acuerdo con que los test masivos sean una necesidad imperiosa “porque nunca habrá suficientes pruebas súper rápidas y confiables para determinar en el lugar quién puede ingresar de manera segura en un lugar de trabajo o lugar abarrotado”.

Lo importante, asegura, es estudiar rigurosamente “la prevalencia y la mortalidad de las infecciones por coronavirus en determinados subgrupos de personas” y, a partir de ahí, “desarrollar reglas para el distanciamiento social y la reapertura que sean sensatas, sostenibles y adaptadas a la situación actual”.