1. home
  2. /Deportes

La solidaria aventura de Teresa Perales para rescatar a una amiga de Ucrania: ‘Un auténtico ejemplo de valentía’

La nadadora española compartió una sana rivalidad con Olena Akopyan hasta que ésta se retiró en 2008

2 Minutos de lectura
Con Olena Akopyan

La zaragozana organizó todo para que Olena Akopyan y su familia pudieran salir de Ucrania rumbo a España

© teresaperales

Teresa Perales ha demostrado ser una de las mejores deportistas de España: no en vano, es la paralímpica más laureada con las 27 medallas que ha logrado en seis Juegos Olímpicos. Sus logros son evidentes, pero van más allá de la piscina: ha puesto todo de su parte para traer a España a Olena Akopyan, la nadadora ucraniana con la que mantuvo una sana rivalidad y a la que ahora le une una bonita amistad.

Contaba Teresa Perales en la Cadena COPE cómo había recuperado la relación. Tras varios años, volvieron a encontrarse en Tokio: Olena ya no competía porque se había retirado en 2008, pero ejercía como periodista y fue a cubrir el evento. Intercambiaron sus números de teléfono y retomaron el contacto: “Cuando empezó la invasión, le pregunté qué tal estaba y ahí comenzó todo”.

Rumbo a la frontera con Polonia

Ha sido la propia nadadora zaragozana la que ha relatado todo el proceso en su cuenta de Instagram. Olena es parapléjica y vivía en Brovary, una ciudad ubicada a unos treinta kilómetros de Kiev. Cuando comenzaron los primeros ataques decidió que lo mejor para ella y para sus dos hijos era huir: al estar en silla de ruedas no podía refugiarse en los búnker porque no son accesibles.

Olena puso rumbo a un centro paralímpico de rehabilitación ubicado en Lviv Oblast, cerca de la frontera con Polonia: fue un viaje de 27 horas seguidas en las que recorrió 736 kilómetros con sus pequeños de once años y sus dos gatos. Llegó con un pie roto: “Un auténtico ejemplo de valentía y de voluntad sobrehumana”, apuntaba Teresa Perales en su relato.

Próxima parada: Zaragoza

Las dos nadadoras habían estado hablando desde el segundo día de invasión, momento en el que la zaragozana empezó a organizar todo el proceso para poder trasladar tanto a Olena como a su familia. Explicaba Teresa Perales que antes de movilizarlos, necesitaban descansar: “Permanecieron allí (en el centro paralímpico) diez días junto a otras 125 personas, de las cuales cuarenta son niños, tres son bebés y quince están en silla de ruedas”.

El domingo 13, estando en Lviv Oblast, volvieron a escuchar las bombas y Olena decidió comenzar la aventura para abandonar Ucrania: 2.700 kilómetros la separaban de Zaragoza, donde la esperaba Teresa. Emprendió la huida sin dejar de conducir y la primera noche tuvieron que dormir en el coche porque no encontraron ningún alojamiento disponible. El jueves 17 de marzo, las dos nadadoras se reunieron al fin: “Por fin Olena y su familia están con nosotros”.

tags: