1. home
  2. /Deportes

Simone Biles confiesa los motivos de su ansiedad en los Juegos de Tokio

La medallista olímpica se retiró de dos competiciones mientras espectadores de todo el mundo esperaban volverla a ver brillar en unas Olimpiadas

2 Minutos de lectura
Caso Nassar

Simone Biles cree que debería haber dejado la competición ‘muicho antes de Tokio, cuando Larry Nassar estuvo en los medios’ en 2017 y 2018

© GettyImages

La estadounidense Simone Biles no tuvo reparo alguno en reconocer en los Juegos de Tokio que se retiraba de dos competiciones por problemas de ansiedad. En su momento se habló de la presión a la que se había sometido para volver a arrasar en las pruebas como lo hizo en Río 2016, pero arrastraba una losa mucho mayor: afloraron las consecuencias psicológicas de los abusos que sufrió cuando era una niña por parte de Larry Nassar, el médico de la federación condenado a cadena perpetua por las agresiones a más de 200 chicas en Estados Unidos, muchas de ellas compañeras de Biles.

Juegos Olímpicos de Tokio
Biles se desorientó en el aire en una de las competiciones de los Juegos de Tokio y decidió retirarse ©GettyImages

A pesar de todo el sufrimiento vivido, la gimnasta brilló con luz propia en los Juegos Olímpicos en Río, pero ahora todo ha caído por su propio peso e incluso explica cómo consiguió el éxito entonces: “No iba a dejar que se llevara [Nassar] algo por lo que he trabajado desde que tenía 6 años. No iba a dejar que me quitara esa alegría. Así que lo superé todo el tiempo que mi mente y mi cuerpo me lo permitieron”, ha relatado en una entrevista a New York Magazine.

La confesión más difícil viene de su convencimiento de que “debería haberlo dejado mucho antes de Tokio, cuando Larry Nassar estuvo en los medios durante dos años”. Se refiere a 2017 y a 2018, cuando fue juzgado y se dio a conocer públicamente todo lo que había hecho. “Si miras todo lo que he pasado durante los últimos siete años, nunca debería haber formado otro equipo olímpico”, dice Biles.

Al igual que no tuvo ningún problema en reconocer en Tokio que se retiraba por problemas de ansiedad, ahora explica que lleva años asistiendo a terapia para superar las secuelas emocionales del daño ocasionado por el médico de la federación. Antes de ir a los Juegos, se sintió más que preparada y así se lo comunicó a sus terapeutas: “Sí, eres lo suficientemente buena para ir”, le contestaron, “pero tienes que volver [a terapia]”.

Juegos Olímpicos de Tokio
Después de retirarse de dos competiciones en los Juegos y a pesar del duro momento que atravesaba, Simone Biles ganó el bronce en la prueba individual de viga de equilibrio ©GettyImages

Ante esa respuesta, ella pensó que no sería necesario, que estaba bien, pero se dio cuenta de que no era así justo en la competición. Sufrió twisties, un fenómeno que en ocasiones experimentan algunos gimnastas y que hace que se desorienten cuando están en el aire, algo muy peligroso que les puede ocasionar graves lesiones: “Tan pronto como aterricé le dije a mi entrenador que no podía continuar”, explicó entonces.

Como ya dijo en la comisión del Senado de Estados Unidos en torno a los errores en la investigación del caso Nassar, “las cicatrices de este horrible abuso continúan presentes en todas nosotras” y se hicieron más que patentes este verano mientras intentaba alcanzar el sueño de todo atleta: ganar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos, algo para lo que si había alguien preparado era ella.

Afortunadamente, nada ni nadie impidió que tuviera ya un oro olímpico (ganó cuatro en Río 2016) e incluso consiguió hacerse con dos nuevas medallas en Tokio. Ganó el bronce en viga de equilibrio y la plata de la competición por equipos, pero el valor de ese metal era muy superior al del oro por todo lo que significaba. Una vez más y aunque de manera muy diferente, Simone Biles brillaba con luz propia.