1. home
  2. /Deportes

El día que Simone Biles se hizo humana: ‘Tienes miedo de sentirse tonta, pero no pasa nada por pedir ayuda’

La gimnasta estadounidense explica cuándo comenzaron sus problemas y cómo se sintió en Tokio

2 Minutos de lectura
Juegos Olímpicos

En los Juegos Olímpicos de Tokio se colgó una medalla de bronce por su actuación individual sobre barra y una de plata por el ejercicio por equipos

© GettyImages

Antes de que el pebetero del Estadio Olímpico de Tokio se iluminase el pasado mes de julio para marcar el inicio de los Juegos Olímpicos, Simone Biles figuraba en las apuestas de todo el mundo: sus medallas se daban por hecho, muchos hablaban de los récords que podía marcar y de los hitos que podía lograr. Nada de eso ocurrió porque la gimnasta estadounidense se retiró de dos competiciones para dar prioridad a su salud mental por encima de la competición.

El balance de Simone Biles en los Juegos Olímpicos de Tokio fue una medalla de bronce por su actuación individual sobre barra y una de plata por el ejercicio por equipos. Del resto de finales se retiró para preservar su salud mental. Ahora, en una entrevista que ha concedido junto a su madre y que ha compartido uno de sus patrocinadores (Athleta), confiesa que los problemas comenzaron antes de la cita olímpica.

“Ni siquiera empezó en Tokio: creo que fue algo más profundo. El estrés se fue acumulando con el tiempo. Mi cuerpo y mi mente dijeron “no”, pero ni siquiera yo sabía que estaba pasando por ello hasta que ocurrió”. Simone sabía que “no podía salir a competir porque me iba a hacer daño”. Es, además, consciente de que su gesto ha sido muy útil: “Sé que ayudé a muchas personas y deportistas a hablar sobre la salud mental y a decir “no”. La mayoría de las veces tienes miedo de sentirte tonta, pero he aprendido a lo largo de los años que no pasa nada por pedir ayuda”.

Simone Biles
Simone se retiró de varias finales de los JJOO para poner su salud mental por encima de la competición ©GettyImages

El mundo del deporte

La gimnasta estadounidense espera un torrente de comentarios sobre su decisión por parte del mundo del deporte e, incluso, pensó que no comprenderían su posición. No obstante, ocurrió todo lo contrario: “Esperaba sentir mucha reacción y vergüenza. Sin embargo, fue la primera vez que me sentí humana. Además de Simone Biles, yo era Simone y la gente lo respetó”.

Al mismo tiempo, ha aprovechado la entrevista para pedir a todos los deportistas que recuerden que también “son persona. Creo que incluso nosotros, como atletas, tendemos a olvidar eso porque únicamente se nos conoce como deportistas y no se nos valora como seres humanos. Es importante mantener el contacto con tu lado humano”.