1. home
  2. /Deportes

El tenis británico tiene nueva heroína: se llama Emma Raducanu y ya ha hecho historia en Wimbledon

Aunque nació en Canadá, vive en Londres desde que tenía dos años y antes de empiñar la raqueta probó con el ballet, el esquí, el golf y los karts

2 Minutos de lectura
Jugadora de tenis

Con 18 años y 239 días, se ha convertido en la jugadora más joven en alcanzar los octavos de final del torneo en la Era Open

© GettyImages

Los aficionados británicos estaban ávidos de una heroína de la raqueta a quien alentar hasta que Emma Raducanu irrumpió en Wimbledon. Lo hizo como invitada y desde la posición 338ª del Ranking WTA, pero, a pesar de lo discreto de su billete de acceso a la Catedral del Tenis, se ha convertido en la jugadora más joven en alcanzar los octavos de final de la cita en la Era Open con 18 años y 239 días. Así es Emma Raducanu.

En Wimbledon existe un punto de encuentro para todos aquellos que no quieren (o no pueden) acceder a las pistas: Henman Hill, es decir, la colina Henman que recibe su nombre del exjugador británico. Es este un lugar donde los protocolos de la cita inglesa se relajan para asemejarse más a las gradas de sus estadios de fútbol, sobre todo cuando juega alguno de los tenistas locales. Emma Raducanu es una de sus nuevas elegidas.

Jugadora de tenis
Recibió la llamada de la Federación Británica de Tenis cuando estaba preparando las pruebas de acceso a la universidad, donde estudiará Economía ©GettyImages

Ballet, esquí, golf, karts… y tenis

Nació en Toronto, pero vive en Londres desde que tiene dos años: Ian, su padre, es de origen rumano, y Renee, su madre, es de China. Emma tiene presenta la importancia de su doble herencia y mantiene viva la conexión con esa parte de su historia: “Mi abuela Mamiya vive en Bucarest y voy a verla un par de veces al año. Me encanta su comida”.

Lo suyo con el tenis no fue amor a primera vista: antes de la raqueta probó con el ballet, el esquí, el golf y los karts. Le encantan las series taiwanesas, habla mandarín y ha conseguido un asombroso equilibrio entre sus estudios y el deporte. No en vano, hace un par de meses iba a clase en Newstead Wood School y poco después recibió la llamada de la Federación Británica de Tenis: justo cuando estaba preparando las pruebas de acceso a la universidad, donde estudiará Economía.

Jugadora de tenis
Le llueven elogios de la grada, de los mismísimos duques de Cambridge e, incluso, de Andy Murray ©GettyImages

Elogios de los duques de Cambridge

Querían invitarla al torneo de Nottingham, la antesala de Wimbledon: aunque se quedó en cuartos, su actuación fue suficiente para que le propusieran estar en el tercer torneo de Grand Slam. Aunque Emma Raducanu contaba en su palmarés con tres títulos en el circuito ITF, no había participado en ningún torneo desde febrero de 2020. Algo que no ha supuesto ningún lastre para ella.

Y todo esto a pesar de que no confiaban en un trayecto tan largo por las pistas de Wimbledon. Contaba, tras una de sus victorias, que mientras estaba haciendo la maleta para sumergirse en la burbuja previa a la cita, sus padres le preguntaron: “¿No estás metiendo demasiada ropa?”. Entre risas añadió: “Voy a tener que poner la lavadora, pero creo que el hotel tiene servicio de lavandería”.

  

Emma Raducanu ya ha hecho historia en Wimbledon, pero ella sigue escribiendo su propio capítulo mientras le llueven elogios de la grada, de los mismísimos duques de Cambridge e, incluso, de Andy Murray a quien le une algo más que el tenis: su entrenador es Nigel Sears, el padre de Kim, la mujer del tenista británico.