1. home
  2. /Deportes

Abhi Mishra: el Gran Maestro de ajedrez que ha cautivado a Kasparov y, con 12 años, creará un club para combatir la adicción a las pantallas

Con 12 años, 4 meses y 25 días ha logrado una marca que, durante 19 años, había sido propiedad de Sergey Karjakin

2 Minutos de lectura
Partida de ajedrez

Todo empezó cuando su padre le regaló un juego y ahora quiere montar su propio club junto a su hermana

© GettyImages

Cuando le preguntaron por qué le gustaba el ajedrez, no pensó demasiado su respuesta: “Me gusta cómo se mueven las piezas y también aplastar a mis rivales, pero sin hacerles daño realmente”. Habla Abhimanyu Mishra, el Gran Maestro más joven de la historia con 12 años, 4 meses y 25 días. Una hazaña con la que ha logrado una marca que, durante 19 años, había sido propiedad de Sergey Karjakin. Esta es la historia del niño que empezó a labrar su carrera con dos años y quiere perpetrar su legado con una escuela.

La familia Mishra es originaria de Bhopal (India), pero llegaron a Estados Unidos en 2006, donde los progenitores de Abhimanyu trabajan en la empresa de software Commvault Systems. La afición por el ajedrez llegó de la mano de su padre, que jugaba en la universidad y en algunos eventos corporativos. Con el objetivo de mantenerle alejado de los dispositivos electrónicos, le regaló un juego cuando el niño sólo tenía dos años.

Garry Kasparov

A pesar de su corta edad, el pequeño ya era capaz de colocar las piezas sobre el tablero para empezar a jugar ignorando todos los juguetes que había en su habitación. Todavía no podía hablar correctamente, pero sabía cómo moverse por aquel cuadrilátero blanco y negro. Con 7 años y 6 meses (2016) se convirtió en el experto nacional más joven del mundo y con 9 años y 2 meses (2018) en el maestro nacional más precoz de Estados Unidos.

No es de extrañar, por tanto, que Garry Kasparov le incluyese en su fundación para estudiar juntos y de él dijera que “posee una memoria fantástica, es excelente en el cálculo y tiene una capacidad de trabajo enorme”. El camino no ha sido fácil: sus padres han invertido unos 228.000 euros en la formación y desarrollo de Abhi.

El Gran Maestro entrena entre diez y doce horas diarias cuando, a su edad, lo normal es cuatro o seis. Su juego ha sido definido como agresivo, algo que a veces le ha salido caro porque le ha conducido a la derrota. Frunce el ceño (su gesto característico) y no retrocede ante ningún desafío. Mira tan fijamente a sus oponentes, que algunos, incluso, se han quejado de ello.

El futuro de Abhimanyu

Budapest (Hungría) ha sido el escenario donde Abhimanyu se ha convertido en Gran Maestro. Y no ha sido sencillo en tiempos de pandemia: llevaron sus propias sábanas y edredones además de desinfectar cada habitación. Lo que no pudo incorporar a su rutina fue la comida que su madre Swati le preparaba cuando recorría EEUU de torneo en torneo.

Tras esta hazaña, Abhi tiene claro qué quiere para su futuro a medio y largo plazo. Con su hermana, que es maestra internacional de ajedrez, creará su propio club para promover el juego. Su objetivo no es otro que expandir su afición entre pequeños y mayores para “combatir la adicción a las redes sociales y a los videojuegos, que es uno de los grandes problemas de la actualidad”. Eso sí, a corto plazo tiene claro que lo que le apetece es volver a casa, volver a degustar los platos de su madre, jugar con sus amigos y, tal vez, intentar ser cinturón negro en alguna arte marcial.