1. home
  2. /Deportes

Resuelven el misterioso crimen del piloto Laurent Pasquali dos años después de su desaparición

Habría sido asesinado por un sicario relacionado con una poderosa red a la que Pasquali debía dinero

2 Minutos de lectura
Piloto GT

El piloto belga Laurent Pasquali fue asesinado por un sicario en 2018

© Les Voitures

El piloto de GT belga Laurent Pasquali desapareció en noviembre de 2018 sin dejar rastro, pero su madre, que entonces tenía 82 años, seguía poniendo cada día los cubiertos en su sitio en la mesa, pensando que su hijo volvería, tal y como ha revelado la abogada de la familia al diario L‘Equipe. Casi un año después, en septiembre de 2019, un excursionista encontró unos restos humanos en un bosque en Cistrières, en los Alpes franceses. Eran de Pasquali. Más allá de su identidad, fue imposible averiguar nada más. Ahora, más de dos años después de que el piloto fuera visto por última vez, se ha resuelto el caso casi de manera fortuita.

Un giro inesperado en la investigación

La policía francesa abrió un nuevo caso tras un intento de asesinato hace un mes en París que, en principio, nada lo relacionaba con el del piloto. Las pesquisas en esta ocasión sí dieron sus frutos y los agentes detuvieron a uno de los implicados, que resultó ser nada menos que un ex agente del DCRI (Dirección General de Seguridad Interior, de sus siglas en francés) o lo que es lo mismo: de los servicios de inteligencia interior del país. Este ex agente confesó que pertenecía a una red relacionada con la masonería que se encargaba de eliminar a personas que debían dinero y entre ellas se encontraba Laurent Pasquali. El detenido reveló durante el interrogatorio que fue él mismo quien le disparó en la cabeza en el garaje de su casa. Después se procedió a ocultar los restos del piloto en diferentes partes del bosque.

Piloto GT
Pasquali pidió 200.000 euros prestados para poder competir, su gran sueño, y el no poder devolverlos le acabaría costando la vida ©Les Voitures

El móvil del crimen

Pasquali fue asesinado porque debía 200.000 euros a un patrocinador que se los habría prestado para poder participar en un campeonato. “Era un muy buen piloto, pero pretendía vivir muy bien cuando no podía”, detalla Dominique Heitz, copropietario de su escudería, a L‘Equipe. “Habría hecho cualquier cosa por correr”. A esto, Ebrahim Sammour, jefe de HighTechPro, añade que “todos sabían que dejaba facturas sin pagar”.

Uno de sus compañeros, Christophe Lapierre, subraya que le dijo “que debía dejar de meterse en líos”. Tras la desaparición de Pasquali y antes del hallazgo de sus restos, asegura que “creía que había rehecho su vida en un país pequeño y agradable” (así al menos prefiería imaginarlo). Pero no fue así. El mundo del motor había perdido a uno de sus grandes soñadores, a un subcampeón de la Porsche Carrera Cup de Francia y campeón de la categoría de turismos francesa FFSA GT, a alguien que buscaba llegar a lo más alto.

tags: