1. home
  2. /Deportes

El COVID-19 pone en jaque el Abierto de Australia: unos 70 tenistas están en cuarentana

Los afectados no podrán salir de sus habitaciones de hotel durante dos semanas

2 Minutos de lectura
Crowds Attending Sydney Cricket Test Wear Masks As NSW Continues To Record New Community COVID-19 Cases

El primer gran torneo de este deporte de 2021 dará comienzo el 8 de febrero

© GettyImages

La pandemia del coronavirus ha puesto en jaque el Abierto de Australia, a solo tres semanas de que comience. Unos 70 tenistas han sido puestos en cuarentena después de su llega al país en vuelos que tenían pasajeros que han dado positivo en COVID-19. Desde el sábado, han recibido la orden de permanecer en sus habitaciones durante dos semanas sin salir de allí, algo que ha provocado malestar y frustración entre los jugadores por estar confinados en habitaciones de hotel a tiempo completo, sin poder entrenar en condiciones.

Los organizadores dicen que el Grand Slam seguirá adelante a pesar de las interrupciones y aclaran que desde el principio habían dejado claras las reglas de cuarentena. De hecho, llevar a cabo este encuentro ha sido difícil ya que han tenido que negociar con el Gobierno australiano. “El Abierto de Australia sigue adelante y seguiremos haciendo lo mejor que podamos para asegurarnos de que esos jugadores tengan la mejor oportunidad”, aseguraron desde la organización del evento deportivo.

Tennis Players And Officials Arrive In Melbourne Ahead Of 2021 Australian Open
Los 72 tenistas tendrán que pasar en cuarentena en las habitaciones de sus hoteles ©GettyImages

En los últimos días un total de 15 vuelos fletados han traído a más de 1.200 jugadores, personal y oficiales a Australia para el torneo del 8 de febrero. Todos los participantes, que han comenzado a llegar el jueves pasado, han aceptado permanecer en sus habitaciones durante 19 horas al día y practicando y entrenando durante las otras cinco. Sin embargo, los 72 jugadores confinados no pueden hacerlo. Entre los afectados se encuentran los españoles Carlos Alcaraz, Juan Carlos Ferrero, Mario Vilella y Paula Badosa.

Algunos de los tenista han compartido su indignación en las redes sociales al no poder entrenar lo mismo que sus rivales y dijeron que no estaban al tanto de la norma de que todos en un avión tenían que aislarse si alguien daba positivo. “Lo que no entiendo es por qué nadie nos lo dijo, si una persona a bordo está segura de que todo el avión debe estar aislado... Me lo pensaría dos veces antes de venir aquí”, aseguró Yulia Putintseva en Twitter.

Desde la dirección del torneo han dicho que algunos de los jugadores en cuarentena se arriesgaban a multas de hasta 20.000 dólares australianos, citando el ejemplo de un tenista que abrió la puerta de su hotel para hablar con alguien en el pasillo.

El número uno del mundo Novak Djokovic ha sugerido que los jugadores fueran trasladados a casas para que pudieran entrenar en condiciones. Pero las autoridades han sido rotundas y dicen que no va a haber ningún “trato especial”.

Los comentarios y el comportamiento de algunos de los tenistas ha provocado un fuerte rechazo entre la ciudadanía. Las estrictas medidas que se les han impuesto es una muestra de cómo el país ha hecho frente a la pandemia con cierres totales, registrando un total de 28.000 casos y 909 fallecidos.