Chris Nikic ya es histórico: se convierte en el primer triatleta con síndrome de Down que completa un Ironman

Hace dos años no era capaz de correr ni un kilómetro, pero su afán de superación le ha llevado hasta la meta de esta dura prueba

2 Minutos de lectura

12 de Noviembre 2020 / 09:49 CET

IRONMAN Florida

Chris completó los 4 kilómetros de nado, los 180 en bicicleta y los 42 de una maratón en 16 horas, 46 minutos y 9 segundos

© GettyImages

Hace dos años, no era capaz de correr más de un kilómetro y ahora se ha convertido en el primer triatleta con síndrome de Down que ha completado un Ironman. Y esto teniendo en cuenta que dos semanas antes de la prueba sufrió una caída que puso en peligro su participación en la prueba. Sin embargo, el histórico Chris Nikic tiró de tesón y de su afán de superación. Una vez más.

Debido a las operaciones a las que fue sometido, Chris tenía que pasar mucho tiempo en casa. Algo que le hizo ganar peso y, sobre todo, le privó de disfrutar de sus ratos de ocio externo. Preocupado, su padre buscó una actividad que pudieran hacer juntos y que, al mismo tiempo, tuviera una faceta social: “Quería que fuera feliz y que pudiera hacer actividades con más gente. Escogimos el triatlón para poder ponernos en forma juntos. He pasado de no poder hacer nada a correr un triatlón de distancia olímpica”.

Su progenitor pensaba también en el futuro: “Después de la graduación, muchos chicos con síndrome de Down se aíslan y empiezan a vivir una vida solitaria. Quería encontrar algo que le involucrase en el mundo y tuvimos la suerte de encontrar a Special Olympics Florida, que empezaba un programa de triatlón”.

IRONMAN Florida
Se levantaba todos los días a las cinco de la mañana para entrenar, algo que combinaba con el colegio©GettyImages

El Iroman de Florida

Diseñaron para Chris una rutina de ejercicios físicos progresiva: cada semana tenía un día de descanso, pero el resto de las jornadas, cuando terminaba el colegio, las dedicaba a sus clases de natación, zumba, baloncesto, yoga y spinning: “Se levantaba a las cinco de la mañana para entrenar con más gente. Se dieron cuenta de que es un muchacho genial y le empezaron a invitar a cenas, comidas y fiestas... Esto le ha dado un nuevo mundo de inclusión”.

Chris completó el Ironman con Dan Grieb uno de los entrenadores del programa Special Olympics que se ha convertido en su guía, preparador personal y amigo. A sus 21 años completó los 4 kilómetros de nado, los 180 en bicicleta y los 42 de una maratón en 16 horas, 46 minutos y 9 segundos. Efectivamente, logró bajar de la marca de las 17 horas a partir de la cual no se homologan los tiempos.

Un largo camino

El camino hasta esa meta que cruzó en Florida no ha sido sencillo. A los cinco meses superó una operación a corazón abierto, aprendió a andar a los cuatro años, hasta los cinco no pudo comer alimentos sólidos y a los 17 tuvo que someterse a cuatro operaciones de oído: “Tener el síndrome de Down significa que tengo que trabajar más duro que todos los demás. He aprendido a trabajar más duro en la vida y eso me ha ayudado a estar listo para el Ironman. Cuando los niños me vean podrán decir a sus padres que quieren ser como yo”.