Daniel Bramble, el atleta que ha pasado de repartir paquetes durante diez horas al día a soñar con los Juegos de Tokio

Ha sido él mismo, a través de sus redes sociales, el encargado de contar una experiencia que ha durado varios meses

2 Minutos de lectura

21 de Octubre 2020 / 11:27 CEST

Daniel Bramble

A principios de 2020, Daniel se estaba preparando para competir en salto de longitud en los JJOO que se habría disputado en Tokio

© Dbrambs_LJ

Antes de que el coronavirus irrumpiese, Daniel Bramble se preparaba para disputar los Juegos Olímpicos que se tenían que haber celebrado en Tokio este mismo año. La pandemia no sólo desbarató sus planes, también le dejó sin financiación y tuvo que buscar la manera de subsistir. Ha sido el mismo el encargado de desvelar cómo: repartiendo paquetes durante diez horas al día.

Daniel Bramble, campeón británico en salto de longitud, había disputado los campeonatos de atletismo su país como parte de una carrera cuya meta eran los JJOO de Tokio 2020… pero su situación económica no pasaba por un buen momento. En 2017 sufrió una lesión y los patrocinadores comenzaron a desaparecer así que para no perderse la cita comenzó una campaña de micromecenazgo en ‘GoFundMe’, que acaba de experimentar un giro de 180 grados.

Tras explicar en sus redes sociales que había pasado tres meses repartiendo paquetes para poder costearse los Juegos que Tokio ha pospuesto para 2021, los usuarios reaccionaron colaborando con su causa. Tanto es así que la cadena de ropa Gymshark puso los 9.000 euros que le faltaban para llegar a su objetivo olímpico.

Durante tres meses ha trabajado como repartidor
El atleta ha estado trabajando durante tres meses como repartidor en Londres para poder seguir con su sueño©Dbrambs_LJ

Sin entrenamientos

Para llegar hasta este punto, Bramble ha vivido meses muy intensos. Cuando el coronavirus canceló sus entrenamientos regresó a Londres, donde vivió un confinamiento en el que no tenía nada que hacer: se pasaba el día durmiendo o jugando a la Play Station. El atleta sabía que no podía seguir así y decidió buscar trabajo.

En aquel tiempo surgieron varias oportunidades como ser voluntario para la vacuna del virus, pero ninguna terminaba de encajarle. Fue entonces cuando se topó con la posibilidad de trabajar como repartidor, algo que le permitiría capear el temporal económico. Daniel pasó tres meses desempeñando una labor que le ocupaba unas diez horas al día.

Durante tres meses ha trabajado como repartidor
Ahora ha regresado a los entrenamientos para no perderse la cita olímpica de 2021©Dbrambs_LJ

Ahora sí: Tokio 2021

En cada una de sus jornadas caminaba entre diez y quince kilómetros para repartir unos 150 paquetes. Al principio pensó que sería capaz de compaginar el entrenamiento y el trabajo, pero fue misión imposible porque empezaba su labor a primera hora de la mañana y terminaba a última hora de la tarde. El nivel de cansancio tampoco ayudaba así que tuvo que abandonar su preparación.

Ahora que esa etapa ha terminado, se ha metido de lleno en un programa de entrenamiento de invierno en la Universidad de Loughborough y ha contratado a un entrenador con el que prepara su debut olímpico en Tokio 2021. A principios de año habría entrado por ranking, pero ahora tiene que ganarse ese derecho sobre la pista; conoce su potencial y cree que tiene una oportunidad que no quiere desaprovechar.