El multimillonario piloto Zef Eisenberg muere en un accidente cuando intentaba batir un récord de velocidad

El también presentador de televisión y fundador de un imperio de nutrición deportiva ostentaba más de 90 récords sobre dos y cuatro ruedas

1 Minuto de lectura

04 de Octubre 2020 / 12:38 CEST

En una imagen, Zef Eisenberg

Zef Eisenberg, un aficionado piloto a la velocidad

© Zef Eisenberg

Zef Eisenberg, piloto de motos de ultra velocidad y fundador de la marca de nutrición deportiva Maximuscle, falleció en el aeródromo Elvington, cerca de York, Reino Unido cuando estaba intentando batir un récord británico de velocidad en tierra. Según recogen varios medios, Zef acudió al aeródromo para conseguir superar los 333 kilómetros por hora, que era la marca en ese momento en la que se encontraba el récord. Motosport UK, organización nacional del sector, dijo que su vehículo Porsche 911 Turbo S de 1.200 caballos “perdió el control a gran velocidad al final del recorrido” y sufrió una grave colisión.

Al lugar del suceso acudieron varias ambulancias, pero el personal sanitario no pudieron salvarle la vida solo certificar su muerte. Mientras, las autoridades ya han abierto una investigación para esclarecer los hechos.

Eisenberg era muy conocido por sus hazañas en las motos, era un “apasionado” de ellas y de la velocidad. Tiene en su trayectoria una larga lista de más de 90 récords de velocidad sobre dos ruedas y cuatro, además de un prestigioso récord mundial Guinness, según recoge ‘BBC’. Este éxito y su entusiasmo por superarse le llevaron a presentar un programa de televisión Speed freaks, y colaborando en otros shows.

Su andadura empresarial empezó en 1995 cuando decidió fundar Maximuscle, una compañía de alimentación deportiva, que en 15 años se convirtió en todo un imperio vendiendo productos por valor de 80 millones de libras.

Eisenberg estaba casado con Mirella D‘Antonio y tenía dos hijos. Su familia le ha rendido homenaje y explican que Zef era una persona que transmitía positividad a todos los que le rodeaban.