Muere la patinadora y medallista olímpica Lara van Ruijven a los 27 años

La joven holandesa llegó a ser campeona del mundo de patinaje de velocidad en pista corta. Ha fallecido por las complicaciones derivadas de una enfermedad autoinmune

1 Minuto de lectura

11 de Julio 2020 / 13:04 CEST

ISU World Short Track Speed Skating Championships Sofia

Lara van Ruijven, patinadora y medallista olímpica

© GettyImages

La patinadora holandesa Lara van Ruijven, campeona mundial de patinaje de velocidad sobre pista corta, ha muerto este viernes a los 27 años tras complicaciones derivadas por una enfermedad autoinmune, según publica en un comunicado la Federación Internacional de Patinaje. La joven había ingresado en un hospital en Perpiñán (Francia) el pasado 25 de julio, donde permaneció dos semanas tras caer enferma en una concentración de entrenamiento con la selección.

Fue diagnosticada con un desorden autoinmune y cuatro días después fue puesta en coma inducido e intervenida quirúrgicamente. Sin embargo, la semana pasada empeoró su estado y este viernes falleció arropada por sus seres queridos.

Es una noticia surrealista, horrible”, dijo el seleccionador de Países Bajos, Jeroen Otter. “Su pérdida se sentirá en el mundo del deporte, es un golpe muy duro para nuestro equipo”, añadió.

ISU World Cup Short Track
La joven se colgó la medalla de bronce los Juegos Olímpicos de 2018©GettyImages

La deportista consiguió la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Invierno en 2018. El año pasado,Lara se convirtió además en la primera patinadora holandesa sobre pista corta en conquistar un título mundial al ganar la final de los 500 metros en Sofía, Bulgaria.

Una de sus compañeras, la medallista de oro Suzanne Schulting, expresó sus condolencias desde su cuenta personal de Twitter. “Descansa en paz querida Lara. Una vez me dijiste, antes del inicio de mi debut en la final del Campeonato de Europa, que iba a salir todo bien. Te dije lo mismo hace dos semanas, pero no funcionó. Te voy a echar mucho de menos. Te quiero”, escribió Schulting.

tags: