El admirable coraje del exatleta Alejandro Gómez tras saber que padece un tumor cerebral inoperable

Permanece ingresado en un hospital de Vigo, donde le acompañan su mujer y el resto de su familia

1 Minuto de lectura

16 de Junio 2020 / 16:53 CEST

Alejandro Gómez

El exatleta Alejandro Gómez está ingresado en un hospital de Vigo por un tumor cerebral que no se puede operar

© Facebook

El varias veces campeón de España de atletismo, el gallego Alejandro Gómez, de 53 años, padece un tumor cerebral que no se puede operar. Permanece ingresado en el hospital vigués Álvaro Cunqueiro, donde han comprobado que la enfermedad avanza a pasos agigantados, según informa El Faro de Vigo. Gómez muestra, en estos duros momentos, un coraje digno de admiración, pues asegura no enfrentarse con angustia a lo que está viviendo.

Aun así, reconoce que ha precisado del apoyo de quien es su psicóloga desde hace años, Delfina Vicente: “No puedo pelear yo solo en esta batalla y en los días complicados ha sido de enorme ayuda para llegar lo mejor posible al día final”, expresa abiertamente en unas declaraciones recogidas por el citado periódico.

Por supuesto, también tiene a su lado a su mujer, Paula, con quien lleva unos 15 años, y al resto de su familia. El conocido como el ‘Galgo de Zamáns’ llevaba ya tiempo retirado del deporte que tantas alegrías le dio (fue en varias ocasiones campeón de España de 10.000m., de medio maratón y de cross y participó en los Juegos Olímpicos de Seúl, de Barcelona y de Atlanta).

Alejandro Gómez
Gómez, apodado el ‘Galgo de Zamáns’, lleva unos años dedicado profesionalmente al canicross©Facebook

Desde hace unos años, se dedica profesionalmente al canicross, una disciplina deportiva que consiste en correr junto con un perro cuya correa se ata a la cintura del deportista. De este modo, Gómez consiguió aunar sus dos grandes pasiones, correr y los animales.

Ahora, desde el hospital analiza todo lo vivido: “Siempre hice lo que debía en cada momento”, expresa. “Es posible que hiciese algunas correcciones, como cualquiera, pero me siento feliz con la mayoría de las cosas que me han pasado o que he sacado adelante. No siento que me he quedado sin nada que hacer”.

En un momento crucial en el que es plenamente consciente de lo que le espera tiene claro cuál es el legado que quiere dejar: “Que me recuerden como la buena persona que fui”.

tags: