Seis trucos infalibles para ahorrar en el seguro de tu coche

Si quieres gastar menos en este capítulo, lee atentamente y toma nota. Te contamos, paso a paso, lo que tienes que hacer

por Tu otro diario /


Truco 1: La unión hace la fuerza

Para bajar el precio del seguro de tu coche, lo mejor es agrupar a toda la familia. Si tus parientes más cercanos tienen automóvil,  habla con la aseguradora y agrúpalos. También puedes obtener descuentos si contratas varios tipos de seguro -vehículo, hogar, vida…- con una misma empresa.

RELACIONADO: Las 5 claves (y un truco) para ahorrar en el seguro de salud de cualquier compañía

Seguro del coche

Elegir la cobertura adecuada permite ahorrar en el seguro del coche (GTRES)

Truco 2: Te han mentido respecto al seguro a terceros

Pese a que una de las recomendaciones habituales es contratar un seguro a terceros cuando el coche tiene más de cinco años, no es precisamente la mejor alternativa. Cuanto más antiguo es un vehículo, más probabilidades de que surjan fallos y de que sea necesario recurrir al seguro; ¿estás convencido de que no vas a precisar asistencia en carretera? Al final, te saldrá más barato un seguro que cubra más daños.

Además, debes valorar que, aunque un coche nuevo pueda no requerir un todo riesgo, cuando quieras contratarlo, tu aseguradora no te lo permitirá, a no ser que el automóvil esté en perfecto estado -carrocería y “bollos” incluidos-. A la larga, te ahorrarás más contratando un seguro a todo riesgo desde el principio.

Truco 3: La franquicia no siempre es una buena opción

Depende de cuánto uses el coche. Si no lo utilizas mucho, es lo más recomendable, puesto que disfrutarás del todo riesgo, mientras que la bajada en la póliza será notable. Lo único que debes tener en cuenta es que, en caso de siniestro, deberás abonar la cantidad inicial fijada; o sea, si contratas una franquicia de 200 euros y tienes un siniestro valorado en 1.500 euros, tú tendrás que desembolsar los primeros 200 euros, mientras que el seguro se hará cargo del resto. Cuanto mayor sea la cuantía inicial, más barata será la póliza.  

Truco 4: Compara. Te llevarás alguna sorpresa

Analiza los precios entre distintas aseguradoras, pero ¡cuidado!, no te quedes ahí: en un mismo tipo de seguro -a todo riesgo, por ejemplo- unas cubren una cuantía mayor que otras en determinados supuestos; es decir, unas compañías te indemnizarán menos en caso de incendio o robo. Valora, por tanto, qué riesgo tienes de que ocurra y si te compensa ahorrarte unos euros en la póliza o si, por el contrario, es mejor prevenir. Por otro lado, si finalmente decides cambiarte de aseguradora, es bastante probable que te lleves una sorpresa y te hagan una oferta. ¡Prueba!

Truco 5: Antes de comprar tu coche, piensa en el seguro

Si te estás planteando comprar un vehículo, deberías tener muy en cuenta todo aquello que hará subir la póliza. Valora qué extras necesitas porque puede que te arrepientas.

No tienes que renunciar a una mayor potencia ni a un mejor equipamiento por pensar en el seguro, pero ¿de verdad no puedes pasar sin la ventanilla del techo? ¿Y sin wifi en el coche? Tendrás que seguir pagando durante años los caprichos por los que estás dispuesto a pagar cuando estrenas auto.

Truco 6: Conduce de forma responsable

Dar pocos partes no solo te sirve para que la aseguradora no te suba la póliza; también te puede servir para negociar con esa u otra compañía en el futuro, así que conducir de manera responsable te evitará, además de graves percances, sustos en el bolsillo.